“Tomás es una prueba para la juventud y para todos de que es posible vivir como Dios manda, que es posible amar a la patria y que es posible estar listos hasta sufrir lo peor que el adversario te quiere hacer en represalia por su compromiso con la justicia, con la erradicación de la pobreza y la erradicación del hambre”, afirmó.

“Ese es su legado, su ejemplo, el ejemplo de haber sido una persona consecuente con su propia conciencia y con Sandino y con nuestra organización el Frente Sandinista”, sostuvo D´Escoto.

Su prédica y su firme de nunca dar un paso atrás ante las adversidades fueron otras cosas que destacó el sacerdote y diplomático nicaragüense.

“Tomás a la juventud lo que le deja es un ejemplo de firmeza de no dar ni un paso a tras, de estar dispuesto a predicar el mensaje de Sandino que coincide en muchísimo en lo principal con el mensaje de Jesús nuestro Señor”, refirió.

El padre Miguel D´Escoto conoció al comandante Tomás Borge desde la edad de 11 años y desde entonces les unió una firme amistad.