Más de un centenar de réplicas han seguido al fuerte terremoto de magnitud 7,2 en la escala de Richter que sacudió este viernes los alrededores del municipio de Petatlán, en el estado de Guerrero (suroeste de México), y que se dejó sentir en, al menos, catorce estados mexicanos, sin provocar víctimas mortales ni heridos.

Fuentes de Protección Civil mantienen que no se han reportado pérdidas de vidas humanas ni daños mayores aunque el seísmo se haya sentido con intensidad en multitud de puntos del país como Colima, Jalisco, Michoacán, Distrito Federal, Guerrero, Veracruz, Guanajuato, Aguascalientes, Morelos, Oaxaca, Querétaro, Estado de México, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala.

En el caso del estado de Guerrero, el portavoz de Protección Civil ha explicado que se han observado «afectaciones menores» como cortes en el suministro eléctrico, caída de muros, además del desplazamiento de un puente y derrumbes de rocas. Asimismo, ha recomendado a la población que esté «atenta a posibles réplicas», tal y como informa la agencia de noticias mexicana Notimex.

Por su parte, en el epicentro del terremoto -el municipio de Petatlán- se han registrado más de cien casas dañadas, que están siendo evaluadas por el Gobierno local, que podría elevar una solicitud de ayuda al Fondo de Desastres Naturales.

Daños en Distrito Federal

En la capital mexicana el terremoto se notó con especial fuerza. «Está temblando», ha escrito el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, en su cuenta oficial de la red social Twitter. Mancera ha activado el protocolo antiseísmos, lo que ha llevado a desalojar algunos edificios y el transporte público.

Efectivos de Seguridad Pública y de Protección Civil se han encargado del operativo. En concreto, la Secretaría de Protección Civil del Distrito Federal ha notificado que 48 inmuebles se encuentran afectados, con grietas que podrían suponer un peligro para sus inquilinos, aunque la mayoría de ellos «no presenta daños estructurales», según a añadido el titular del organismo, Fausto Lugo. En cualquier caso, ha asegurado que en esas construcciones «se harán inspecciones minuciosas» con el objetivo de determinar si pueden ser habitadas o requerirán reparaciones mayores. Hasta el momento sólo ha tenido que ser desalojado un inmueble de 14 pisos.