Así, explicó Monseñor Carballo, debe tomarse la muerte física del Comandante Borge y recordó la famosa frase que dice que “la muerte no lo acaba todo”.

“Es una frase que expresa una idea que los cristianos como iglesia debemos proclamar en el corazón de la muerte, la verdad de la resurrección porque la muerte no lo acaba todo, es decir, la realidad va a trascender y el Comandante Borge pasa a una dimensión nueva y evidentemente que los familiares y amigos debemos ver todo lo bueno, lo positivo y hay que saber perdonar las fallas humanas porque todos tenemos fallas humanas”, aseguró Carballo.

El sacerdote invitó a los familiares, amigos y al pueblo nicaragüense que lamenta la muerte del Comandante Tomás a ver este momento de duelo y sufrimiento con ojos de esperanza, “con ojos de una realidad de la resurrección”.

Carballo manifestó que ahora nos queda hacer realidad los sueños, los anhelos por los cuales vivió y luchó el Comandante Borge.

Debemos hacer realidad “la práctica de estos hombres que anhelaron, enséñeles a leer, deles de comer, vistan al desnudo, den libertad a los presos, todas esas realidades humanas que revelan el valor de un mensaje profundo que brotan del evangelio y sin andarlo anunciando lo vivieron en la práctica” explicó Carballo.

“Yo siento que la parte de los ideales es lo que sobrevive a la muerte humana;  en ese aspecto sé que muchas personas van a decirle el ultimo adiós, pero en el fondo de su corazón seguramente estar martillando esos ideales con los cuales el Comandante Borge dio su vida y luchó”, refirió Carballo y agregó que Tomás fue un ejemplo claro de un hombre que vivió sus ideales.  

Finalmente Monseñor Carballo ofreció una oración a Dios, en la misma pidió por el descanso eterno del Comandante de la Revolución Tomás Borge Martínez.