Durante una conversación con el periodista Alberto Mora de la Revista En Vivo de Multinoticias, el también diputado sandinista, resaltó la vida política del último fundador vivo del Frente Sandinistas, destacando como su mayor virtud, su amor y lealtad a los principios revolucionarios, ejemplos que deben de seguir las presentes y futuras generaciones.

“Es un símbolo de América Latina, es un patrimonio de los revolucionarios”, dijo Suárez, agregando que la presencia de decenas miles de nicaragüenses en el Palacio Nacional para honrarle, demuestra el profundo amor que le tuvo y le tiene Nicaragua.

“Aquella frase de los muertos que nunca mueren, se le aplica hoy a Tomás Borge Martínez, pero por ser un sujeto de la Revolución, por ser un sujeto de la historia, por ser un sujeto de la transformación”, dijo.

Resaltó que Tomás fue consecuente con todo aquello que predicaba y la muestra más evidente, es que nunca estuvo a la par de los traidores, ni de los opresores y al contrario siempre estuvo con los pobres, con los desamparados y con los oprimidos, por los cuales luchó para brindar un mejor vivir.

“Su lealtad a la Revolución, hacía Daniel quedó demostrado una y mil veces, es decir , un hombre consecuente con la Revolución, tenía que ser consecuente con Daniel, no quedaba más opción que esa. Daniel es el símbolo de la Revolución”, mencionó el diputado sandinista.

Indicó que a Tomás se le debe valorar como el ser histórico, como la esencia del revolucionario, de ser social y de ser consecuente con sus pensamientos.