Ante este escenario la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua en conjunto con asociaciones civiles y diferentes instituciones del Estado, cuentan con un plan de prevención y mitigación de incendios forestales, el que se espera reduzca al mínimo este tipo de incidencias del presente año.

El coronel Néstor Solís, segundo Jefe de la Defensa Civil, explicó que en Nicaragua están ya focalizadas las zonas más propensas a incendios forestales. La primera de estas corresponde al Caribe Norte; la segunda a los departamentos de Nueva Segovia, Madriz y Estelí; la tercera a los departamentos de León y Chinandega; la cuarta corresponde al departamento de Rivas; y la última a los departamentos de Matagalpa y Jinotega.

Solís explicó que especial atención hay en el Caribe Norte, especialmente Puerto Cabezas y cercanías de la Reserva de Biosfera Bosawás, donde producto del Huracán Félix aún hay enormes cantidades de árboles caídos que se han convertido en combustible para este tipo de fenómenos.

El segundo Jefe de la Defensa civil, refirió el plan se empieza a coordinar todos los años a partir del mes de noviembre, pero destacó que lo elemental para evitar los incendios forestales es la prevención y sensibilización a la ciudadanía.