Con mucha alegría, amor y unión en la fe cristiana, familias nicaragüenses participaron la noche de este jueves santo en ‘La Misa de la Cena del Señor’, también llamada ‘Lavatorio de los pies’, con la cual inauguraron el Triduo Pascual, tiempo litúrgico en que conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Pese a la intensa actividad sísmica que atraviesa Nicaragua, las familias no dejaron de reunirse en la Catedral Metropolitana de Managua, y celebraron esta misa, considerada por los feligreses como el momento central de la Semana Santa y el año litúrgico.

La misa fue presidida por Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, quien explicó que esta eucaristía, “es una puerta grande, una fuente grande de gracias y bendiciones, porque nos hace presentes al mismo Cristo Jesús”.

El Cardenal Brenes sostuvo, durante su homilía, que esta gracia que todos recibimos, estos dones y esta grandeza, también la ha recibido él mismo, al ser ordenado recientemente por el Papa Francisco.

“En este primer año en que he sido creado como Cardenal, y formar parte del Colegio Cardenalicio, pensaba en Pedro, en la persona del Papa Francisco, pero pensaba en los Apóstoles alrededor de Pedro”, expresó.

Manifestó, con la humildad que le caracteriza, que para él fue una emoción haber sido llamado por el Señor –no por sus méritos propios-, sino por gracia de Dios, por lo que es grande celebrar el inicio del Triduo Pascual, en comunión con el pueblo, el gran misterio de la fe: La Eucaristía.

Cardenal da ejemplo de amor en ‘Lavatorio de los pies’

Poniéndose de rodillas, el Cardenal Leopoldo Brenes, lavó, secó y besó suavemente el pie derecho de doce personas de la comunidad católica, dando ejemplo de esta forma el misterio de amor que el mismo Señor Jesucristo nos enseñó hace 2 mil años.

“Tener que pensar ante quién debo de agacharme para lavarle los pies, y besarle sus pies; ante quién hoy yo tendré que arrodillarme, para pedirle perdón, ante quién tendré que arrodillarme, para darle el abrazo y transmitirle gozo y alegría”, expresó Su Eminencia previo a este acto litúrgico.

Los feligreses se manifestaron alegres y a la vez admirados por el acto de humildad, sencillez y amor que el Cardenal Brenes ha tomado como gran ejemplo del Señor Jesucristo.

“Me ha parecido un acto bello, un acto que verdaderamente demuestra que nuestro Cardenal Leopoldo es un ser grande, un siervo vivo del Señor. Verlo ahí de rodillas, y verlo besando y lavando los pies a los hijos de Dios es un gran gesto”, manifestó Ricardo Almendares.

El Arzobispo de Managua, al concluir, indicó que esta celebración -el inicio del Triduo Pascual-, para el cual se han venido preparando las familias, las lanza hacia un nuevo momento.

“Celebrar ‘La Pascua del Señor’, celebrar la alegría de la Luz, celebrar la alegría de la vida, porque Cristo ha venido para que todos tengamos vida en abundancia”, manifestó Su Eminencia Reverendísima.

Explicó que este periodo de Triduo Pascual inicia la tarde de este jueves santo (concluyendo la Cuaresma), y el mismo finaliza la madrugada del Domingo de Pascua, dando paso al Tiempo Pascual.