Santos valoró que el Comandante Tomás fue un hombre que incluso en los peores momentos mantuvo su confianza, su lealtad y su fortaleza radicaba en sus principios para transformar la realidad de este pueblo que se está logrando con el Gobierno del Presidente Daniel Ortega.

El Canciller comentó que él y Tomás fueron amigos. “Yo lo quise toda la vida, fui leal, el me tuvo  un aprecio que siempre me lo demostró pero lo importante es como lo quería yo a tomas, como me duele su viaje, no tenía permiso de irse pero ahora ya paso a la eternidad y es realmente como él se lo aplicó a Carlos Fonseca, hoy se lo tenemos que aplicar a él porque es la enorme verdad, Tomás es de los muertos que nunca mueren y va a ser y será siempre así”.

Santos indicó que todos los militantes del Frente Sandinista están comprometidos con la continuidad del pensamiento de Tomás, “porque recuerden que para él  el frente era su vida, porque era la herramienta a través de la cual él estaba montado en el proceso de transformar la realidad de Nicaragua en pro de los beneficios del pueblo nicaragüense que al fin y al cabo fue lucha toda la vida”.

“Entonces el compromiso de todos nosotros es acércanos, y ojala que podamos, a lo que fue su vida, su ejemplo y cumplir las metas que él nos trazó en su proceso de vida que llevó, el que fue una transformación total”, manifestó Santos.