Comandante Tomas, estas aquí como siempre y más que nunca. Tu figura cimera marco la Revolución en el siglo XX. Luchador incansable por la causa de la humanidad: el Socialismo.

Combatiente de una tenacidad, tan férrea como sublime, que marcaba el camino hacia el sueño que construías con el ejemplo: una sociedad justa y humana.

Paradigma de la militancia revolucionaria, siempre firme en sus principios marxista leninista, dio ejemplo de firmeza durante toda su vida.

Comandante Tomas, eres un nuevo cuadro de la revolución mundial, que hoy da su paso a la inmortalidad, y como estrella fulgurante guías el camino del militante revolucionario. Ahora está más presente que nunca en cada nueva victoria de nuestros pueblos.

Comandante Heroico, tu sensibilidad humana y tu conciencia social te llevaron al compromiso político y a ser un militante de la causa de la gente, del pueblo humilde, explotado y reprimido de nuestra América y el mundo.

Comandante Tomas, las condiciones más adversas crisolaron tu compromiso militante, el que nunca abandonaste y al que le fuiste siempre fiel.

Comandante-poeta, estás presente, hoy, mañana y siempre, porque nos acompaña en el vivo recuerdo de quienes como tú creemos en la humanidad y en la posibilidad de romper el imperio de la necesidad e implantar el imperio de la libertad, en el cual el ser humano desarrolle todas sus facultades positivas.

Comandante Tomas, estarás siempre con quienes luchemos por un mundo mejor, con quienes creemos y obremos como tú por construir una sociedad de hermanos.

Comandante-Amigo, en la dura roca de la conciencia has cincelado con tu ejemplo la frase tan breve como gigante: Patria Libre. Tú que mostraste el camino hacia las Victorias que hoy cosechan los pueblos de Nuestramerica, nos enseñaste que un revolucionario debe ser leal a sus principios y firme defensor de la verdad y de la amistad, esa que cultivaste con tesón.

Como creías en la humanidad, creíste en la amistad, que como escribiera Aquiles Nazoa, otro poeta como tú, es el invento más bello del hombre.

Enamorado de la vida, la viviste con intensidad inusitada y nos dejas tu legado para vivirla. Tu sinceridad, tu modestia, tu lealtad a los principios y esa extraordinaria fidelidad a la camaradería.

Comandante Tomas, tu nombre estará siempre ligado a la lucha por la vida, y a quienes como tú, se quedan para siempre en la historia viva de esta revolución, que tú también has puesto en marcha.

Hoy entras a las filas de los que viven para siempre, junto a Sandino, a Carlos Fonseca, al Che, a Camilo, a Argimiro Gabaldon, a Américo Silva, y toda la pléyade de quienes han regado de vida la lucha por el Socialismo.

Hasta siempre Comandante Tomas.

30 de abril del 2012.