La esperanza fue algo que nunca perdieron decenas de familias, del municipio de Mateare, que fueron afectadas por la intensa actividad sísmica que se ha vivido en Nicaragua desde el pasado jueves.

Este sábado camiones cargados con hierro, zinc, arena, piedrín, entre otros materiales de construcción, fueron descargados por soldados del Ejército de Nicaragua, cuadrillas de la Alcaldía Municipal y miembros de la Juventud Sandinista, quienes atienden las orientaciones del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, de asistir a las familias más afectadas en estos momentos difíciles para sus vidas.

Esperanza Obando, jefa de hogar de una de las familias afectadas, se sintió emocionada y acompañada por la solidaridad del pueblo y Gobierno de Nicaragua.

“Se lo agradecemos mucho porque la casa era bien antigua y nunca esperamos una pronta respuesta a nuestra necesidad. Aquí somos tres familias en esa casa, tenemos niños pequeños. Les damos muchas gracias al Comandante Daniel y a nuestras autoridades locales”, expresó Obando, mientras el material de construcción era descargado y depositado en el patio de su vivienda.

Obando relató que el pasado jueves a las 5 y media de la tarde, ella se encontraba junto a su familia descansando en el interior de su casa.

“Nosotros estábamos descansando adentro, cuando empezó a temblar y las tejas empezaron a caer, las paredes se movían, se dañó toda la casa por completo”, comentó. Desde ese día, como medida de prevención ha tenido que dormir junto a sus hijos en el patio, a la sombra de frondoso árbol.

Don Juan Obando, otro propietario de vivienda que también fue afectado, explicó que la respuesta del Gobierno Sandinista ha sido rápida y eficaz.

“Lo estamos viviendo, desde que informamos lo que había pasado y ya hoy tenemos estos materiales que son la respuesta que necesitamos, por eso estamos más tranquilo, estamos saliendo de la zozobra que estábamos viviendo”, comentó.

Don Juan comentó que su casa tiene 147 años de haber sido construida por su bisabuelo Juan Espino. “Fue hecha en 1867, hace 147 años, ya está muy viejita y estos terremotos no los resistió”, dijo lamentándose.

Otra protagonista de las acciones que el Gobierno ejecuta para responder a las dificultades que muchas familias están pasando, es doña Josefa Pineda.

Con lágrimas en sus ojos, comentó que su vivienda, construida con mucho esfuerzo hace 35 años, está a punto de colapsar. “Tenemos temor porque no dormimos ahí, tenemos miedo que las paredes y los alambres se nos caigan encima”, relató.

Sin embargo, aseguró que con la nueva casita que le será construida en los próximos días va a vivir más tranquila. “Gracias a Dios nuestro Presidente nos envió esta casita lo más rápido posible. Aquí viviré con mi familia más segura y más tranquila”, expresó.

La Alcaldesa de Mateare, Miriam Salinas, aseguró que desde el día que se registró el primer terremoto todas las instituciones del gobierno, incluyendo Juventud Sandinista y Gabinetes de la Familia, se activaron para atender la situación que se tornó crítica.

“Estamos dándole respuesta a las familias, con 43 casas dignas porque ya no son habitables y el Comandante manda a darles respuesta inmediata a estas familias. Ya se va a empezar a demoler y luego los muchachos de la Juventud van a construir las viviendas dignas”, indicó.

Agregó que en ese municipio se registran más de 300 familias cuyas viviendas sufrieron afectaciones menores, en muchos casos en techos y paredes, pero que también se les dará una respuesta inmediata.

Por su parte Zaida Hernández, Coordinadora adjunta de Juventud Sandinista en Mateare, explicó que más de 40 jóvenes están apoyando las labores de distribución de material y que una vez hayan sido demolidas las viviendas totalmente dañadas, iniciarán la construcción de las nuevas estructuras.

Hernández ratificó el compromiso de la Juventud Sandinista y el mandato del Comandante Daniel que es atender las necesidades de la población y brindarles el acompañamiento solidario en este momento que enfrentan situaciones difíciles.