Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, envió un mensaje de solidaridad y esperanza a las familias que han resultado afectadas directa e indirectamente por el terremoto de 6.2 en la escala de Richter que afectó los departamentos de Managua y León.

Indicó que se ha mantenido al tanto de la situación que ocurre tras el sismo y las replicas que se han registrado en las últimas horas, por lo que pidió a las familias nicaragüenses que elevemos nuestras oraciones al Creador para que nos proteja de todo aquello que ponga en peligro nuestras vidas.

Reconoció los esfuerzos que realiza el Gobierno Sandinista en conjunto con todas las autoridades, de cara a preservar la vida de las personas.

“Me parece que el gobierno, estoy convencido mejor dicho que el gobierno ha jugado un papel importante, interesándose inmediatamente para llevar el consuelo y la paz a nuestros hermanos que han sido afectados. Creo que tenemos que agradecerles a Dios y a él, todas esas gracias que nos da para poder cumplir con nuestros deberes”, dijo el Cardenal Miguel.

Aplaudió que el Gobierno Sandinista y particularmente el Presidente Daniel Ortega, este acompañando y ayudando a las familias que han resultado afectadas por este terremoto que tuvo su epicentro frente a las costas de Nagarote y Mateare a diez kilómetros de profundidad en el Lago de Managua.

Su Eminencia relató que al momento del sismo principal se encontraba en su vivienda, “sentí el temblor, me salí, yo estaba leyendo un poquito y realmente trate de informarme como estaba la situación de Managua y las circunstancias y pues hemos encomendado al Señor a todo nuestro pueblo para que nos libre de todo peligro.

Subrayó que recuerda muy claramente el terremoto de diciembre de 1972, época en que se dedicó a recorrer algunas zonas del siniestro que dejó miles de muertes e hizo notar que en esta ocasión dio gracias a Dios que las consecuencias hayan sido muchísimo menores.

A continuación mensaje integro de Su Eminencia Cardenal Miguel Obando y Bravo al pueblo de Nicaragua:

Queridos hermanos y hermanas nicaragüense

En estos momentos de tribulación por los que está atravesando nuestro país debido a los eventos sísmicos acontecidos en las últimas horas, elevemos nuestras oraciones al Creador para que nos proteja de todo aquello que pongan en peligro nuestras vidas y las de nuestras familias.

Les exhortamos a seguir las indicaciones y colaborar con las autoridades competentes guardando la calma y procurando salvaguardar antes que nada la vida que es el don más preciado que nos ha regalado el Señor.

Ofrecemos nuestras oraciones por todas las familias afectadas, de manera especial, por aquellas que perdieron sus hogares en los municipios de Mateare, Nagarote y la Paz Centro, para que el Señor les consuele y les de fortaleza en estos momentos difíciles.

Que María Santísima, madre de Cristo y madre nuestra, nos proteja con su manto maternal y que así como acompañó a su Hijo en el camino al Calvario, nos acompañe y nos libre de todo peligro.

¡Que Dios nuestro Señor bendiga a nuestra querida Nicaragua!...

S.E.R Cardenal Miguel Obando y Bravo