El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, decretó en horas de la medianoche de este jueves, la Alerta Roja por el terremoto de 6.2 grados -y sus réplicas- ocurrido la noche de este jueves en el norte del Lago de Managua, cerca de Nagarote y Mateare.

El decreto fue anunciado durante una conferencia de prensa en horas de la media noche de este jueves, en donde el mandatario estuvo acompañado por la Coordinadora del Consejo de Comunicación, compañera Rosario Murillo; el secretario ejecutivo del Sinapred, Guillermo González; la directora de geofísica del Ineter, Angélica Muñoz; el secretario general de Fetsalud, Gustavo Porras; y el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno.

El comandante Daniel confirmó que el terremoto además de daños a la infraestructura, también provocó la muerte de la joven Fátima Reyes como consecuencia de un infarto cardíaco.

Explicó que el evento duró unos 45 segundos habiéndose sentido en todo el país, y llegando a sentirse también en Honduras y El Salvador.

Aseguró que son miles de familias las que se han visto afectadas, de tal manera que el gobierno continúa acompañando al pueblo tal como lo había venido haciendo a lo largo de estas horas, e inclusive desde antes del terremoto de este jueves.

Indicó que el acompañamiento se ha venido dando a través de todas las expresiones de solidaridad existentes.

Un pueblo con fe

En este sentido destacó que los nicaragüenses tienen un gran valor para el enfrentamiento de estos fenómenos de la naturaleza.

“Nosotros compartimos el dolor de las familias que han sido afectadas”, afirmó asegurando que en estos momentos es cuando más se demanda de la profunda fe en Dios y Cristo para poder enfrentar estas emergencias.

“Tenemos que prevenir, porque son señales que nos está dando la naturaleza, señales que nos está dando Dios para que nos protejamos, actuar con responsabilidad; tampoco se trata de sembrar el miedo, sembrar el terror, simplemente llamarnos a responsabilidad para proteger a las familias”, aseguró.

Manifestó que en los últimos años los nicaragüenses han aprendido mucho sobre el enfrentamiento de los terremotos, gracias al trabajo que realiza el Sistema de Prevención y Mitigación de Desastres que tiene el Gobierno Sandinista.

Puede llegar a 10 grados en escala Mercalli

Daniel dijo que este terremoto tuvo una magnitud de 6.2 grados en la escala de Richter, similar al terremoto que destruyó la ciudad de Managua en 1972.

No obstante, señaló que si bien el terremoto del 72 tuvo una sacudida de 7 grados en la escala de Mercalli, el de este jueves tuvo una que podría llegar a 10 grados en esta escala de medición.

Señaló que al contrario del terremoto de hace 40 años, cuyo epicentro fue Managua, en esta ocasión fue en las costas del Lago Xolotlán, cerca de Mateare y Nagarote, de allí que sea en estos dos municipios donde estén la mayoría de los daños.

Somos una sola familia

El mandatario llamó al pueblo nicaragüense a permanecer alertas ante las réplicas.

“Tenemos que mantenernos alertas, no confiarnos. Tampoco se trata de aterrorizarnos, simplemente confiar en Dios y confiar en todas las capacidades que nos da Dios para podernos proteger, todo el conocimiento que hemos adquirido para podernos proteger con toda la familia, el acompañamiento que tenemos ahora de todas las autoridades de este gobierno Cristiano, Socialista y Solidario, pues gracias a Dios todos somos una sola familia y todos tenemos que ayudarnos, tenemos que apoyarnos”, indicó.

El comandante insistió en que lo material puede ser recuperado, de tal manera que la prioridad ante esta emergencia es la preservación de la vida humana.

Al respecto, aseguró que una vez se haya pasado la alerta roja, vendrá el comento de reconstruir las viviendas que se han perdido.