El Presidente de la República, comandante Daniel Ortega Saavedra, y la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, compañera Rosario Murillo, presidieron este martes la XXIII Reunión de Mandos de la Policía Nacional, dedicada al General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino.

En el acto, Daniel y Rosario estuvieron acompañados por la Directora General de la Policía Nacional, primera Comisionada Aminta Granera Sacasa; el Coordinador de la Comisión de Paz y Reconciliación, Su Eminencia Cardenal Miguel Obando; y los diferentes jefes policiales que conforman la cadena de mandos de la institución.

Durante el acto Daniel rindió honores a todos los miembros de la institución que cayeron cumpliendo su deber durante el año 2013, a cuyos familiares les expresó su solidaridad y les entregó la Medalla al Mérito “Cristian Munguía” en Primera Clase.

El comandante Daniel también condecoró con la Medalla al Valor “Sub comisionado Juan Ramón Torres”, a los tenientes Ramón Alberto Rodríguez, Pedro Mayorga y Walter Rodríguez; inspector Alexander Pérez; sub oficial Pedro García; a los policías Wilder Miranda García, Luis Alberto Ponce, Eliecer Espinoza, Alex Pérez, entre otros, quienes se distinguieron heroicamente en el desempeño de su labor el año pasado.

Igualmente entregó una placa de reconocimiento a la misión de docentes policiales del Ministerio del Interior de la hermana República de Cuba, como una muestra de gratitud por su esfuerzo y dedicación, al transmitir a la Policía Nacional de Nicaragua los conocimientos, experiencias y valores revolucionarios como servidores del pueblo.

Un esfuerzo de todos

Al tomar la palabra el mandatario firmó las prioridades de la Policía Nacional para el 2014, y recordó que la institución encarna el trabajo con el pueblo y las demás instituciones del Estado y por tanto con el programa de gobierno.

“Esa es la base. Allí están los fundamentos que nos permiten explicarnos todos los avances que hemos logrado alcanzar. Este es un esfuerzo de todos, de todas los policías, las policías desde los mandos superiores hasta los compañeros que son de reciente ingreso y que empiezan ya a prestar servicios en la Policía Nacional en beneficio del pueblo nicaragüense”, aseguró Daniel, quien manifestó que estas líneas de trabajo serán circuladas por las alcaldías, las otras instituciones y el resto de Nicaragua.

Una Policía con alto grado de entrega

Daniel dijo que hablar de los héroes de la Policía caídos en cumplimiento de su deber es hablar del grado de conciencia y entrega que existe en los miembros de las fuerzas policías nicaragüenses.

Destacó que la institución tiene innumerables demandas diariamente, y que por tanto no puede cumplir con el 100% de estas debido a los limitados recursos disponibles, aún cuando en los últimos años se ha logrado un avance en su fortalecimiento.

“Esta es batalla que se ha librado y se continua librando sobre todo con ese valor, con ese capital que no se encuentra ni en las grandes academias ni grandes escuelas de los países desarrollados”, dijo.

Daniel aseguró que en esos países hay ciencia, tecnología y mucho potencial logístico a los que no pueden acceder países como Nicaragua.

Una Policía con origen en la lucha sandinista

Sin embargo, aseguró que el valor de la policía nicaragüense se forjó en la lucha por la liberación de la patria, la cual involucró a miles de jóvenes combatientes populares que enarbolaron el Rojo y Negro del Frente Sandinista para rescatar el Azul y Blanco de la patria que estaba sometido por el imperio yanqui, a través de la Dictadura Somocista.

“Ese es un valor al cual no le podemos poner precio”, manifestó.

El presidente nicaragüense, destacó que otros países con más fortaleza economía e infraestructura, se preguntan cómo ha hecho Nicaragua para tener estos logros en materia de seguridad. Al respecto, aseguró que la respuesta radica en que el país cuenta con instituciones como la Policía y el Ejército que se forjaron en los ideales de la lucha revolucionaria.

Señaló que la situación de Nicaragua es como de una isla que no ha sido penetrada por la situación delictiva existente en los países vecinos.

“Gracias a Dios las maras no han logrado reproducirse en Nicaragua”, indicó Daniel, quien señaló que las maras inclusive han logrado llegar a países tan lejanos como España.

Reiteró que Nicaragua ha venido trabajando con las uñas, a pesar de lo cual la Policía no se ha desmoralizado.

En este sentido recordó que en los 90s, cuando los neoliberales asumieron el gobierno, estos no tenían mucha simpatía hacia la Policía y el Ejército.

Dijo que antes de entregar la Presidencia a esos gobiernos le tocó hablar con los mandos para que estos no renunciaran.

Pueblo reconoce la labor

Daniel señaló que los valores de la Policía Nacional es lo que le permite gozar del reconocimiento de la población nicaragüense, ello a pesar de que algunos quieran desprestigiarla y otras aún planteen que no se atiende las demandas con la debida rapidez, lo cual es compresible debido a las limitaciones que aún no hay podido ser resueltas.

En este sentido destacó que no fue sino hasta el 2013 cuando se cumplió la meta de que en cada municipio del país hubiese al menos una unidad. En este sentido afirmó que este logro es todavía muy poco tomando en cuenta la gran demanda que existe sólo en la ciudad de Managua.

“Hacen falta unidades en Managua, ya no digamos en el campo donde las condiciones para poderse trasladar de un punto a otro son más difíciles que en Managua”, explicó.

Policía comprometida con la vida

Reiteró que los caídos de la Policía son una expresión del compromiso de la institución con la seguridad del pueblo.

En este punto recordó el caso ocurrido en Juigalpa en 2006 cuando a raíz de una denuncia de una mujer maltratada por su marido, este la arremetió contra los oficiales de la Policía matando a uno de estos e hiriendo a otros dos con un cuchillo.

En esa ocasión fue evidente la actuación de los oficiales que actuaron con mucho cuidado ante un hecho tan grave, al punto que tardaron mucho tiempo en dispararle al agresor.

Señaló que en ese caso la policía nicaragüense actuó muy diferente de cómo actúa la policía de Estados Unidos, lo que también grafica que la Policía Nacional no es represiva como algunos han querido hacer ver.

“¡Cómo reprimen las revueltas allá en los Estados Unidos, donde ha habido revueltas de los estudiantes, o revueltas de la población afrodescendiente! La represión es terrible. Y lo más divertido es que luego ellos vienen y nos quieren juzgar a nosotros y sacan sus reportes sobre los derechos humanos en Nicaragua, y dicen que Nicaragua no se respetan los derechos humanos de los ciudadanos y que la policía es muy represiva”, dijo Daniel, añadiendo que esto “es una cosa totalmente absurda”.

El mandatario también subrayó que la recompensa a la Policía Nacional no es material sino que es un reconocimiento moral por parte del pueblo.

“Son compañeros que no están prestando el servicio esperando recompensa material, sino que lo hacen con esa satisfacción que da la conciencia de saber que están sirviendo a los nicaragüenses”, afirmó.

Aprovechó así mismo para saludar a la misión de especialistas policiales cubanos, a quienes le expresó su agradecimiento por estar compartiendo con Nicaragua todas sus experiencias.

Al respecto señaló que no es casual este intercambio ya que Nicaragua y Cuba son dos países con un proceso idéntico en cuanto al origen de los Ejército y la Policía.

Daniel dijo que la policía ha logrado fortalecer sus relaciones con diversos países del mundo, entre estos Estados Unidos y Rusia, pero en primer lugar con los países de Centroamérica.

Recordó que fruto de esto, este martes Costa Rica entregó a Nicaragua al sujeto Miguel Ángel Reñazco, uno de los involucrados en el asesinato de cuatro policías en el año 2004 en Bluefields.

“La Policía costarricense lo detuvo y lo entregó el día de hoy”, destacó el presidente nicaragüense.