Por medio de un comunicado de prensa el Obispo de Jinotega, Monseñor Carlos Enrique Herrera, lamentó el trágico fallecimiento del padre Francisco Blandón, párroco de la Iglesia Inmaculada Concepción de María, quien fue asesinado este fin de semana en Wiwilí, Jinotega.

En breves palabras a medios de prensa, Monseñor Carlos Enrique expresó que el asesinato del sacerdote fue motivado posiblemente por la inestabilidad psicológica de Heynar Maldonado, quien también asesinó a su esposa Sandy Hernández.

“Oramos también por ellos e invitamos a crecer en valores, a evitar estas tragedias que traen mucho dolor a la familia nicaragüense, porque esto genera un impacto de dolor, de sufrimiento no solo para Wiwilí, sino para toda Nicaragua. A veces se expresa que andamos mal por esos crímenes sin reflexión, de una manera fría, que uno no sabe ni cómo ni por qué (suceden)”, comentó Monseñor Carlos.

Asimismo se refirió a las informaciones que determinado medio de comunicación nacional ha presentado sobre el trágico incidente.

“No sé cuál es el argumento de ese medio de comunicación, porque si vemos aún lo que la policía ha investigado todavía no es muy claro, sólo ha consultado a aquella persona que estaba ahí en el momento del hecho, pero que también ella ha tomado una actitud un poco inestable por haber participado de este momento trágico. El Comisionado me ha dicho que todavía están en investigación”, explicó.

“El padre no tenía ninguna familiaridad con esta persona (Sandy Hernández), era una persona que llegaba como cualquiera a pedir un consejo”, indicó, agregando que incluso el sacerdote puedo haber intentado defender a la joven Sandy al momento que su esposo le disparó.

DIÓCESIS DE JINOTEGA
GOBIERNO ECLESIÁSTICO

“De modo que a imagen del buen Pastor, el sacerdote es hombre de misericordia y de compasión, cercano a su gente y servidor de todos”. (S.S. Francisco)

COMUNICADO

Como padre y pastor de la Iglesia que camina en la Diócesis de Jinotega, quiero expresar el sentimiento del profundo dolor que experimentamos sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos, por el sensible fallecimiento en lamentable hecho del asesinato atroz de nuestro querido Pbro. Juan Francisco Blandón Meza, Párroco de la Iglesia Inmaculada Concepción de María, ubicada en el municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega.

Además por este medio quisiera:

- Reiterar mi más sentido pésame a la mamá del Pbro. Blandón, doña Victoria Meza de Blandón, a sus hermanas Ana, Marcia, María, Ignacia y Victoria todas de apellido Blandón Meza y demás familiares; a quienes

- Agradezco a todas las personas que se han unido en el dolor de nuestra diócesis y de la familia doliente, a través de la oración. En especial, quisiera agradecer el gesto de apoyo y la solidaridad de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, de sacerdotes, religiosos, religiosas, fieles amigos de toda la provincia Eclesiástica, autoridades civiles y militares.

- Invitamos a nuestros fieles a seguir elevando oraciones por el eterno descanso de nuestro querido padre Blandón, recordándolo como el sacerdote carismático, alegre, jovial, que inspiró a los jóvenes a seguir a Jesucristo, que motivó a nuestros laicos a creer y luchar por el respeto a la dignidad de la persona humana, a la búsqueda del bien común y la solidaridad ante el dolor de nuestros prójimos.

- En especial quiero invitar a todos nuestros fieles a las misas de capilla ardiente en sufragio del padre Blandón, a partir de hoy lunes 07 de abril de 2014. A las 5:30 p.m. Los restos mortales del padre saldrán de su casa de habitación y a continuación se iniciarán las misas presididas por el clero de nuestra diócesis en la Catedral San Juan; y el sepelio y último adiós será el miércoles 9 de abril a las 09:00 a.m.

- Pido a las autoridades competentes a seguir esclareciendo este hecho lamentable lo mejor posible, y asimismo a los medios de comunicación evitar poner en tela de juicio la dignidad del ministerio sacerdotal de nuestro hermano Pbro. Juan Francisco Blandón Meza.

Dado en la Curia Episcopal, a los siete días del mes de abril, del año de la familia, 2014.

Mons. Carlos Enrique Herrera, O.F.M.
Obispo de Jinotega