Llenas de dicha se mostraron 30 familias del barrio Nuevo Amanecer del municipio de San Sebastián de Yalí, departamento de Jinotega, a quienes el Gobierno del Comandante Daniel y de la compañera Rosario les restituyó su derecho a vivir con dignidad.

Los protagonistas son personas de escasos recursos que vivían en viviendas edificadas básicamente con trozos de tablas, zinc viejo y plástico negro. De allí que por orientaciones del Gobierno Sandinista el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (Invur) y la alcaldía municipal se dieron a la tarea de construir casas de concreto y entregarlas a estas humildes familias.

“Tanto tiempo que anduve yo posando de un lugar a otro, pero ahora me siento feliz porque estoy en mi casa”, manifestó Jazmina Zeledón, quien destacó que los principales beneficiados con este inmenso apoyo del gobierno son sus dos hijos y su hermano que padece Síndrome de Down.

Cada una de estas viviendas tienen un costo superior a los 4 mil dólares, un monto que supera con creces las posibilidades económicas de los protagonistas de este programa.

Así lo afirmó el señor Eduardo Caldera, un trabajador agrícola que tiene que llevar el sustento familia compuesta por su compañera Petronila Cerros Urbina y sus 5 hijos.

“Hoy gracias a Dios ya está construida la casa y doy también gracias al gobierno Central, al gobierno municipal, y a todos los que han apoyado para que tengamos esta vivienda”, afirmó Caldera.

En iguales condiciones vivió durante años la señora Isidora Dolores Rugama. Su vivienda no era más que un inmenso plástico bordeando pedazos de madera. Esta se encuentra al fondo del patio de su nueva casa como un vestigio de un pasado que nunca volverá a vivir, gracias a que existe un gobierno cuya principal preocupación es desterrar la extrema pobreza del suelo nicaragüense.

Para la edificación de estas viviendas el único aporte de los protagonistas fue 150 dólares y el apoyo en mano de obra.

La Presidenta Ejecutiva del Invur, Judith Silva, destacó que en total son 150 personas las que ahora pueden afirmar que tienen un techo digno donde vivir.

Silva subrayó que en este municipio jinotegano hasta la fecha ya son 240 familias a las que se les ha restituido este derecho.

Cabe señalar que estas viviendas se están entregando en saludo al 80 aniversario del paso a la inmortalidad del General Sandino y al 35 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.