El Gabinete de Personas con Discapacidad sostuvo una sesión de trabajo con las autoridades y personal de la Cancillería de la República, con el objetivo de verificar las condiciones de accesibilidad y movilidad para las personas con discapacidad que hacen uso de los servicios que brinda esa institución del Estado nicaragüense.

El Secretario General de la Cancillería, compañero Luis Rodríguez, explicó que la Cancillería ha venido trabajando en una serie recomendaciones para lograr que las personas con discapacidad puedan acceder de la mejor manera a las instalaciones y sean bien atendidas.

“Estamos hablando de rampas en los accesos, que tengan pasamanos, parqueos especiales, andenes con movilidad”, indicó Rodríguez.

El servidor público comentó que la Cancillería es visitada a diario por unas 300 personas que solicitan servicios consulares. “Vienen muchas personas con características especiales en cuanto a movilidad que requieren estas condiciones básicas para poder cumplir con su tarea de realizar con éxitos sus gestiones”, indicó.

Juan Ortiz, miembro del Gabinete de Personas con Discapacidad y Presidente de Asociación de Personas con Discapacidad Física Motora (Adifim) valoró que en el caso de la Cancillería el avance en cuanto a la accesibilidad y movilidad para personas con discapacidad ha sido importante.

“Encontramos rampas señaladas, las dimensiones las tienen viene establecidas, hay un porcentaje de rampas que cumplen con el nivel de la pendiente. Hay buena voluntad de los funcionarios, del gobierno. Lo más importante para nosotros aparte de las barreras arquitectónicas, es la parte de las barreras sociales. Creo que los funcionarios nos han dado una buena atención, un buen recibimiento y creo que así debe ser el trato para las personas con discapacidad porque este gobierno tiene un enfoque bastante sensible en relación a restituir derechos”, aseguró.

Por su parte Javier López, de la Asociación Nacional de Sordos de Nicaragua y presidente de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad (Feconori), señaló que además de la accesibilidad física, es importante que las instituciones consideren otras dificultades que pueden enfrentar personas ciegas y sordas.

Explicó que en las instituciones debe hacer señalizaciones, lectura y símbolos “que nos indiquen a donde nos dirigimos o hacia donde nos debemos de dirigir en caso de una gestión que vayamos a realizar”.

“Eso son parte de las recomendaciones que hemos estado dando en las instituciones que hemos visitado, para que conozcan cual es la situación en la que van a acceder las personas sordas”, refirió.

López también consideró que el Estado de Nicaragua, a través del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, está buscando soluciones a los problemas que durante décadas han enfrentado las personas con discapacidad.

“Y no las está buscando él solo, sino que está contando con nosotros como protagonistas que ya utilizamos los diferentes servicios que existen en los ministerios. Está consultando y apoyándose en la experiencia que nosotros tenemos para la apertura y la accesibilidad en los diferentes temas”, explicó.