Luis Barbosa, dirigente de la CST, recordó que durante las administraciones neoliberales en 16 años, las discusiones y aprobación del salario mínimo se dieron apenas seis veces. Sin embargo, con el actual Gobierno Sandinista se ha negociado en 11 ocasiones, dos por cada año.

Barbosa señaló que ahora celebran que existe un Gobierno que promueve el diálogo social y tripartito, como manera de llevar beneficios a los trabajadores. Citó como logro importante la tarifa social del pasaje a 2.50 córdobas y la renovación de la flota del transporte público.

Otro triunfo de los trabajadores, es la tarifa eléctrica subsidiada, principalmente a aquellos hogares que consumen menos de 150 kilowatts al mes. La salud y educación gratuita, así como las viviendas que han recibido las familias, son otros triunfos de los trabajadores nicaragüenses.

“Otro logro importante es el Bono Solidario de 700 córdobas a más de 160 mil trabajadores. En esta Nicaragua tenemos mucho que celebrar”, subrayó el dirigente sindical, quien también habló de las demandas.

Justas demandas

Señaló que la principal demanda que tienen es “la cultura de cumplimiento al derecho de los trabajadores”, principalmente en el sector privado, quien usa diversas formas de explotación a sus empleados, como el no pago de horas extras, fines de semanas laborados e indemnización cuando son despedidos bajo el artículo 45 del Código Laboral.

“Necesitamos seguir mejorando para que en 8 horas un trabajador tenga un salario como lo hemos demandado el Frente Nacional de los Trabajadores, un único salario que cubra el costo de la canasta básica”, argumentó Barbosa.

Indico como prioridad del sector laboral, incidir en que no se acepte la intención del Fondo Monetario Internacional (FMI) de incrementar de 60 a 65 años la edad mínima para jubilarse y aumentar de 750 a 1 mil 500 semanas cotizadas.

“Nosotros como movimiento sindical, el gobierno y los empresarios tenemos que hacer una ley acorde a la realidad de Nicaragua, la cual debemos de trabajar”.

Otra demanda es aumentar el techo del Impuesto sobre la Renta (IR) a aquellos trabajadores que ganen arriba de 120 mil córdobas al año.

“El que gana más pague más, las reformas tributarias deben ser progresivas y que se revisen las exoneraciones”, dijo Barbosa al citar una probable reforma tributaria.