El Gobierno Sandinista a través de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), inauguró este jueves un pozo de agua potable en el barrio Pablo Úbeda, del Distrito V de Managua, lo cual viene a garantizar el abastecimiento del vital líquido por al menos 20 horas al día.

Hasta la fecha los habitantes de este sector podían disponer del agua desde las 12 de la noche hasta las 5 de la madrugada, pero cuando la situación se ponía más crítica, Enacal se veía obligada a disponer de camiones cisternas para llevar el agua potable a estas familias.

La pobladora Martha Loaisiga, dijo sentirse feliz ahora que cuentan con un pozo, ya que el agua es indispensable en la vida de cualquier persona.

“Antes sufríamos porque no teníamos agua. Ahora es una gran bendición que nuestro presidente nos ha mandado esta dicha de tener este pozo acá en nuestro barrio”, aseguró Loaisiga.

Carolina Sánchez, otra de las pobladoras protagonistas de esta obra, indicó que para poder acceder a un poco de agua tenían que pasar en vela durante toda la noche.

Con el pozo, aseguró, que la presión del agua es fuerte y por tanto llega a todas las viviendas del barrio sin importar el sector donde estén ubicadas.

“El agua venía en la madrugada de 12 a las 5 de la mañana. Después de eso ya no teníamos agua”, expresó.

El Gerente de Operaciones de Enacal, Humberto Cornejo, explicó que en época de verano este barrio pasaba momentos realmente difíciles, de allí que solo con un pozo se podía resolver este problema.

Cornejo explicó que la obra restituye derechos a 4 mil 650 pobladores gracias a la instalaron de redes para 780 conexiones domiciliares.

En la construcción de este pozo el gobierno invirtió más de 22 millones de córdobas.

Foto: Archivo