El embajador de Chile en nuestro país, Hernán Mena Taboada, agradeció a las familias nicaragüenses y al Gobierno Sandinista, por los mensajes de solidaridad que han realizado a través de distintos medios, por la situación que vive su país, tras el terremoto de 8.2 en la escala de Richter que afectó Iquique, ciudad ubicada a más de 1 mil 700 kilómetros al norte de Santiago.

“Siempre hemos contado con la gran solidaridad del pueblo y autoridad del pueblo de Nicaragua y de todo el mundo, hasta el Santo Padre (Papa Francisco) emitió una nota de solidaridad y apoyo al cardenal nuestro nuevo, recientemente designado junto al Cardenal Leopoldo Brenes”, destacó el diplomático chileno.

Mena informó que un sinnúmero de réplicas se han registrado al norte de Chile, tras la ocurrencia del principal sismo que dejó seis personas muertas, tres de ellas fallecidas a consecuencias de paros cardíacos que sobrevinieron por el susto del sismo.

Informó que minutos después de originado el terremoto en su país, las autoridades encabezadas por la presidenta Michelle Bachelet, han dispuesto todos los recursos a fin de mitigar los daños.

El gobierno chileno declaró zona de catástrofe la región donde se produjo el terremoto. El más grande terremoto registrado en el mundo ocurrió en 1960 en la ciudad de Valdivia, al sur de Chile de 9.5 grados, seguido de uno de 8.8 en febrero del 2010 y ahora de 8.2.

Sector pesquero grandemente afectado

Mena Taboada manifestó que la información oficial que le ha llegado, es que las mayores afectaciones se dieron en las zonas costeras, donde miles de pescadores sufrieron los embates del tsunami que se originó después del terremoto, ocasionando daños cuantiosos a las embarcaciones, muelles e infraestructura en zonas costeras.

“Estos tres (terremotos) están dentro del top ten de los más grandes terremotos registrados en la humanidad desde que hay sismógrafos y se tiene registro, afortunadamente los daños materiales si bien en algunos sectores son cuantiosos, especialmente para los pescadores artesanales que vieron destruidas sus embarcaciones menores, daños en los muelles, en las zonas costeras, pero en su estructura general no se produjeron daños, ni en las casas”, declaró el diplomático.

Población en constante entrenamiento

Agregó que los equipos de gobierno están realizando evaluaciones en zonas aisladas, principalmente las localizadas en la cordillera andina, donde “sí hubo cortes de caminos, caminos internacionales, como la ruta que conduce a Bolivia y la ruta principal de evacuación de Iquique, que es una ciudad norteña importante cercana al epicentro”.

Chile al igual que Nicaragua es una nación asentada sobre diferentes fallas geológicas, por tanto la población es constantemente entrenada para enfrentar fenómenos naturales de este tipo, manifiesta Mena Taboada.

“Al igual que ustedes en Nicaragua, tenemos el triste privilegio de tener algunos embates de la naturaleza que están fuera de nuestro control, la población chilena y las autoridades se han venido preparando desde hace muchos años y eso explica que ante la magnitud del terremoto no haya habido mayores víctimas y la población se haya en algunos casos autoevacuado ordenadamente hacia zonas más seguras, sobre todo para resistir los embates del tsunami que gracias a Dios no fue tan catastrófico”.

Reconoce esfuerzo preventivo de Nicaragua

Subrayó que el gobierno y las autoridades de socorro, están habitual y constantemente preparando a la población ante la ocurrencia de los desastres naturales, tal y como lo hace el Gobierno Sandinista en los barrios de nuestro país.

“Tenemos esa práctica habitual, hay rutas de evacuación señaladas y se está haciendo una labor permanente a como lo está haciendo Nicaragua, el gobierno y las autoridades a todo nivel y la propia población que ya está entrenada, instruida de cómo actuar en caso de este tipo de emergencia”.

Dijo que bien hace el Gobierno de Nicaragua, así como el de su país, de estar constantemente preparando a la población, sobre todo cuando se vive en el llamado Cordón de Fuego del Pacífico, zona en la que no se sabe cuándo se va a producir una emergencia.

“Nada es suficiente, este es un trabajo de perseverancia, de permanencia, de sostenibilidad en el tiempo, sabemos que tienen apoyo de muchos países, nosotros también hemos colaborado en el tema de sismología, de vulcanología porque también tenemos en Chile 500 volcanes que han tenido cierto grado de actividad en los últimos años, por lo tanto compartimos muchas de esas vicisitudes y por lo tanto nuestros pueblos están debidamente instruidos y preparados para enfrentar una contingencia”.

El terremoto en Chile según las informaciones provocó la evacuación de más de 900 mil personas de la zona costera, se registran 6 muertos y daños en la infraestructura de caminos.