Estas trece familias perdieron sus viviendas en octubre del d2011, luego de una catastrófica inundación que arrastró decenas de casas de esa localidad. Sin embargo, por orientaciones del Presidente de la República, comandante Daniel Ortega, y de la compañera Rosario Murillo, el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) en conjunto con la alcaldía municipal unieron esfuerzos para garantizar que estas humildes familias pudieran empezar nuevamente sus vidas.

El alcalde de Somotillo, Kenny Espinoza, recordó que después de perderlo todo, estas familias se trasladaron a vivir donde familiares o bien empezaron a vivir en champas de plásticos, en condiciones realmente pésimas.

Ante esta situación, el gobierno decidió actuar lo más rápidamente posible y empezó a construir las primera trece viviendas.

“Consideramos que esta es una respuesta ágil, rápida y oportuna para que las familias puedan ver restituido su derecho a la vivienda”, manifestó.

El edil indicó que el gobierno estará construyendo 45 viviendas más a lo largo de este año, de tal manera que sumarán 58 las familias a las que se les estrega una casa nueva, luego de vieron “colapsar sus viviendas en año pasado”.

Para las familias beneficiadas, empezar de nuevo no hubiera sido posible sin el apoyo incondicional del Gobierno Sandinista.

“Vivíamos en una gran calamidad, en un gran sacrificio, mojándonos, hoy no gracias al Señor y a nuestro gobierno. Me siento muy contenta, muy agradecida con el comandante Daniel y con nuestro partido. No hay otro que ayuda a los pobres más que el Frente Sandinista”, aseguró la señora Clotilde Portillo.

“Mi casa está bien linda es un sueño que se nos ha hecho realidad”, señaló esta señora de 56 años.

Santos Lorenzo Ordoñez, también dijo estar contento con su nueva vivienda donde vivirá con su esposa y sus tres hijos.

“Yo antes vivía en una casita de adobe que se me cayó con las lluvias. Por eso creo que esta es una bendición que me viene a cambiar la vida a mí y a mi familia, ya que con mi trabajo yo no hubiera podido tener esta casa”, indicó.

A sus 66 años María Engracia Juárez, otra de las beneficiadas, jamás pensó que por azahares de la naturaleza su humilde vivienda que con tanto sacrificio edificó fuera ser borrada en pocos minutos. Ella considera que si no fuera por el compromiso que tiene el comandante Daniel en restituir el derecho de la gente pobre como ella, jamás hubiera podido volver a tener una casa.

“Le doy gracias a Dios y después a mi presidente Daniel Ortega y a la compañera Rosario porque ellos han estado al frente de nuestras necesidades”, afirmó.

“Mi casita era bien sencillita, no como esta que es muy bonita, preciosa”, dijo entusiasmada.

La presidenta ejecutiva del INVUR, compañera Judith Silva, manifestó que cada una de estas viviendas entregadas tiene un costo para el gobierno de 5 mil 600 dólares y que están equipadas con una sala comedor, dos cuartos en un área de 26 metros cuadrados.

Silva recordó que el gobierno continuará trabajando en los próximos meses construyendo más viviendas para estas familias afectadas por la temporada lluviosa del año pasado.

Igualmente afirmó que en otros municipios como Cinco Pinos y villa Nueva, ambos en el departamento de Chinandega, se estarán construyendo próximamente más viviendas para seguir restituyendo este derecho a las familias más pobres.