Previo a los días de Semana Santa, decenas de familias de la capital se movilizaron a los balnearios el Trapiche y los Termales de Tipitapa, para escapar de la ola de calor que normalmente se da en esta época de verano.

Veraneantes, comerciantes por cuenta propia, miembros de la Cruz Roja Nicaragüense y de la Policía Nacional, convergieron en estos lugares de alta asistencia, unos para disfrutar de las aguas, otros para vender y de esa manera poder llevar sustento a sus hogares, y las instituciones para resguardar la tranquilidad y la paz en estos lugares.

En los termales de Tipitapa a eso de las diez de la mañana, una veintena de familias se encontraban disfrutando de sus aguas medicinales, como el caso de doña Rosa Argentina Ruiz, que acostumbra a visitar el lugar cada fin de semana para sanar las dolencias de la artritis que sufre desde hace cinco años.

“En esta Semana Santa, lo primero es dedicarle tiempo a Dios, todo el tiempo del año y ahora que vienen las vacaciones uno viene aquí porque Dios nos manda, vengo a quitarme el estrés y cuando salgo siento como que me quitan un quintal de problemas y me voy como una pluma, se los recomiendo a todos los que puedan venir, es bien sabroso esta terapia de sauna”, dijo doña Rosa.

Juan Carlos Gutiérrez llegó a los termales junto a su esposa, y como él mismo lo dijo, “ando matando dos pájaros con el mismo tiro”, porque disfrutó su fin de semana libre a la par de su pareja y además realizó su terapia para quemar calorías en la sauna de este lugar.

“Les recomiendo que vengan a divertirse sanamente con su familia, con los niños, que pasen un día agradable y aquellos que toman sus cervecitas, ¡sin pasarse!, porque aquí las aguas son algo profundas y puede haber su tragedia”, recomendó don Juan Carlos segundos después de salir del sauna.

El Trapiche estuvo muy visitado, aquí muchos estaban disfrutando de las frutas, de las comidas y otros de sus buenas tandas de licor, pero como dice Carlos Jiménez, “me contraté un chófer porque yo vine a beber guaro, ando seguro con un conductor que no toma y por eso ando tranquilo con mi esposa y dos hijos”.

Agradecen al gobierno por promover labor de comerciantes

En este balneario popular del departamento de Managua, se encontraba muy atento el joven Pedro Cruz, voluntario de la Cruz Roja, quien recomendó a los visitantes no abusar del alcohol, no tirarse al agua desde los árboles porque las piscinas del Trapiche no son muy profundas.

“Otra recomendación es que no descuiden a los niños y que acaten todas las recomendaciones de la Cruz Roja, si comieron tienen que aguantarse al menos media hora para que puedan hacer el proceso digestivo y así no tengamos ahogamiento por congestión”.

El pequeño comerciante Juan Daniel Corrales, invirtió cinco mil córdobas en artículos de verano inflables de diversos colores, estilos y tamaños, todos de gran demanda en esta época del año, por lo que tiene la plena confianza que tendrá muy buenas ventas.

Agradeció al Gobierno Sandinista por orientar al INTUR a no cobrar impuestos o los micros y pequeños comerciantes que venden de forma ambulante en todos los balnearios del país, situación que repercute en el precio final que ofertan a sus clientes.

“Es una gran bendición porque los otros gobiernos nunca lo han hecho, siempre al pobre lo fregaban y éste (el Gobierno Sandinista) nos está ayudando y si damos un producto en cien córdobas, ahora lo tenemos que dar en menos porque como no pagamos ese impuesto y también nos ayuda a nosotros", concluyó Corrales.