Los programas de educación enfocados en el campo continuaron este fin de semana con la asistencia de miles de jóvenes y docentes, que han puesto sus esperanzas en los esfuerzos del Gobierno Sandinista para fortalecer y ampliar la educación en todo el país.

En la Escuela Pública Tania la Guerrillera, ubicada en el municipio de Villa El Carmen, decenas de familias asistieron al tercer sábado de clases del curso de formación técnica en el campo.

Bismarck López, de la comunidad El Peligro, expresó que como productor él está interesado en aprender metodologías de trabajo para unificarla con su experiencia y mejorar la calidad de las semillas que cultiva en su pequeña parcela y tener una mayor producción.

Danelis Chávez, una joven de una comunidad Santa Rita, dijo que le interesa el curso de formación técnica “porque nos hablan sobre la tierra, sobre el ganado, es bonito porque aprendemos a sembrar nuestros cultivos, sembrar arroz, frijoles, tomate, criar el ganado, capar animales, controlar las plagas, hacer insecticidas naturales”.

“Esto es algo que voy a poner en práctica. En mi casa tengo planeado, en el solar, tener mis propios cultivos y cuidar animales. Además con los conocimientos aprendidos podemos trabajar en otras fincas y ver a los animales. Es algo productivo”, agregó.

Gerardo Umaña, otro estudiante del curso, afirmó que tiene una parcelita ubicada en la comunidad San Ramón.

“Quiero asistir a tecnificarme porque quiero echar a andar esa parcela para producir, beneficiar a mi familia y personalmente. Me interesan más que todos los conocimientos sobre árboles frutales, cítricos, yo quiero desarrollarme en eso”, explicó Umaña.

“Esta es unan oportunidad porque a veces uno no tiene los recursos económicos suficientes para poder pagar un técnico, entonces aquí se nos facilita, ahora ya no vamos a desembolsar ese dinero para pagar un curso privado y lo vamos a invertir en la parcela para desarrollarla más”, agregó.

Por su parte, el profesor Javier Marín, técnico del Ministerio Agropecuario, comentó que la asistencia al curso ha sido buena. “A la fecha tenemos 45 participantes, pero las matriculas están abiertas y poco a poco se van integrando más jóvenes”.

Marín recordó que la escuela técnica en el campo es gratuita y están cerca de la comunidad. “Aquí los estudiantes van a desarrollar destrezas que van a fortalecer sus conocimientos para ponerlos en práctica en su parcela y ser más productivos, aprenderán a cuidar la Madre Tierra y tener un ambiente sano y agradable en las comunidades”, explicó el docente.

Jóvenes satisfechos con programa de secundaria rural a distancia

Mientras tanto, en la Escuela Los Velásquez, de la comunidad del mismo nombre, en el municipio de San Rafael del Sur, Managua, decenas de jóvenes continuaron por séptimo sábado consecutivo el curso de secundaria rural, que el Gobierno Sandinista implementa para asegurar la continuidad educativa en el campo.

Claudia Hernández, directora de la escuela, explicó que la asistencia ha sido sostenida, 30 jóvenes estudian el primer año, y 13 están en el tercer ciclo de secundaria.

También comentó que los maestros han tenido una buena participación y destacó que los jóvenes han hecho esfuerzos para garantizar su asistencia cada sábado.

“Los niños que están en esta secundaria rural están viajando desde 7 a 6 kilómetros de los lugares La Junta, Gutiérrez Sur, Bello Amanecer, Sánchez Sur, ellos viajan en bicicleta o a pie, pero están sacrificándose para venir aquí”, indicó.

El joven Orlando Gómez, de la comunidad Lomas Alegres, expresó que el curso de secundaria le permitirá desarrollar sus conocimientos y continuar la universidad, donde optará por estudiar la licenciatura en inglés.

La joven Grethel Mendoza, comentó que antes no iba a clase porque la escuela le quedaba muy lejos de su comunidad.

Marlina Larios, de la comunidad Los Sánchez Sur, explicó que para ella el programa es efectivo porque le permite atender su casa y a su familia y continuar sus estudios de secundaria para luego estudiar la carrera de medicina.

Finalmente, la joven Rubí Mendoza, procedente de la comunidad Gutiérrez Sur, relató que durante el invierno se le dificultaba asistir a la escuela.

“Los vehículos no entuban a mi barrio y ahora que nos han ayudado aquí con este programa está excelente porque me toca más cerca. No he fallado ningún sábado. Estamos contentos con esta oportunidad. Si Dios quiere y estoy viva, cuando termine la secundaria quiero estudiar enfermería”, indicó la joven.