Castro informó a los medios del Poder Ciudadano que tanto Ineter como Sinapred están monitoreando el comportamiento del volcán, no obstante, explicó que el tremor sísmico ha bajado en las últimas horas.

"Hoy como medida de precaución se cerró el parque previendo cualquier accidente, estamos vigilando atentamente", dijo.

Señaló que la actividad sísmica que registra en las últimas horas el volcán no  revela que entrará a una fase de mayor intensidad.

El director de Ineter recalcó que no hay por qué alarmarse y no han recomendado ninguna alerta específica para la población que habita cerca del coloso, situado a unos 20 kilómetros al suroriente de Managua. Explicó que no existen elementos hasta el momento para decretar una alerta.

"Estamos haciendo un monitoreo que nos va a permitir ir evaluando los diferentes comportamientos", añadió.

La población más cercana al volcán está ubicada a unos diez kilómetros de distancia.

 

Expulsa cenizas y piedras

Por otra parte, el teniente coronel Abel Zapata, de Defensa Civil, informó que el coloso comenzó a expulsar cenizas y piedras, las que provocaron un incendio en el pasto seco de los alrededores del cráter, dejando un total de 15 manzanas afectadas.

Zapata explicó que la situación ha sido controlada por los guardaparques de volcán apoyados por Defensa Civil, bomberos de Masaya y Nindirí.