Con una procesión por las principales calles de la ciudad y una solemne misa oficiada por el Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu, el municipio de Santa Teresa, Carazo, celebró los 499 años del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, fundadora de la Orden de las Carmelitas Descalzas.

Esta santa de la Iglesia Católica, nacida un 28 de marzo de 1515 en Ávila, España, goza de mucha veneración entre los fieles cristianos nicaragüenses, y principalmente en esta localidad caraceña cuyo nombre lo debe a que hace aproximadamente 200 años los feligreses encontraron una imagen de Santa Teresa de Jesús en los predios donde hoy se levanta el templo parroquial.

El párroco municipal Pedro Vado Jajina indicó que efectivamente hace casi cinco siglos Dios le regaló a los católicos “a esta mujer insigne y reformadora de la vida espiritual”.

Ella “ha dejado un gran legado a la Iglesia en cuanto a sus escritos, en cuanto a su vida y la reforma espiritual” que llevó a cabo a través “de la orden Carmelitas”, explicó.

El Nuncio Apostólico celebró la religiosidad nicaragüense expresada en su amor y fe a Santa Teresa de Jesús.

“Queremos ver a Santa Teresita de Jesús un ejemplo de nuestra fe como hijos e hijas de nuestro Dios y hermanos de nuestro Señor Jesucristo”, subrayó.

“El entusiasmo que la gente muestra es una expresión fuerte y contagiosa de su fe”, afirmó el representante del Papa Francisco en Nicaragua.

Los feligreses tereseños que acompañaron esta celebración dijeron ser fieles testigos de la enorme significación que tiene esta Santa en sus vidas y en la vida de todos los nicaragüenses.

“Para mi Santa Teresa representa más que una madre, porque ella ha sido la ejemplar de aquí. Ha habido tantas cosas en el mundo y ella nos cuida; ha habido guerras, ha habido de todo en el mundo y ella nos cubre con su manto”, aseguró la pobladora Martha Luz López.

Cabe destacar que al ser Santa Teresa patrona de esta localidad caraceña, cuenta entre sus habitantes a una inmensa mayoría de devotos.

“Ella es la patrona de nuestro pueblo y a ella veneramos. Después de Dios ella es la única. Ella me ha hecho muchos milagros”, dijo Narcisa Fonseca, otra de las fieles.

Nuncio recibe las llaves de la ciudad

Durante la solemne misa realizada en el templo parroquial, el alcalde de Santa Teresa, Iván Dinarte, en nombre del gobierno municipal y sus pobladores agradeció la visita del Nuncio Apostólico, a quien hizo entrega de un sinnúmero de reconocimientos, entre estos Las llaves de la Ciudad, la Medalla y la Orden de los 500 años de Santa Teresa de Jesús.

Para Nwachukwu fue un gran placer recibir estos reconocimientos y señaló que lo más importante es que estos sirven para poder entrar en el corazón del pueblo tereseño.

Dijo que abrirle las puertas de la ciudad a él, representa también abrírselas al Papa Francisco y por tanto a Jesucristo.

“Entregar al Nuncio la llave de la ciudad significa también invitar al Nuncio a entrar en los corazones (del pueblo) con el Evangelio del Señor, el Evangelio de la paz, de la concordia que son elementos que abren la puerta al desarrollo, al bienestar del pueblo”, aseguró Fortunatus.

Hay que subrayar que, de acuerdo a la tradición, fue precisamente un hermano de Santa Teresa de Jesús -el Fray Pedro Alonso Sánchez de Cepeda y Ahumada- quien trajo a Nicaragua la imagen de la Virgen del Trono a El Viejo, Chinandega, quien hoy es venerada como la Santa Patrona de todos los nicaragüenses.