La agencia Prensa Latina reseñó que el llamado a huelga estará acompañado con marchas y concentraciones en varias ciudades norteamericanas, en las que se espera la participación de númerosos representantes, no sólo del sector laboral, sino también del estudiantil.

Un texto publicado por OWS semanas atrás destaca este llamado a huelga: “Un día sin el 99 por ciento. No trabajo, no escuela, no ir de compras, no limpiar las casas, no a las operaciones bancarias. Lo más importante ¡Tomar la calle!”.

El movimiento Ocupa señala que el objetivo de esta medida es “denunciar los abusos financieros de los sectores más ricos del país, contra el 99 por ciento de la población que se ve perjudicada por los males del capitalismo”. Los organizadores manifestaron su esperanza de ver a varios sindicatos neoyorquinos, grupos de trabajadores de justicia e incluso comunidades de inmigrantes en las actividades de ese día.

Este llamado se une a las múltiples convocatorias y marchas realizadas por el movimiento neoyorquino durante los últimos ocho meses, para protestar contra la corrupción del mercado global, el alto desempleo, los bajos salarios y los impuestos elevados para la clases sociales con menos ingresos.

La primera marcha de OWS se desarrolló el 17 de septiembre de 2011. A partir de allí los indignados estadounidenses se han levantado en Washington DC, Denver (Colorado), Los Angeles y Oakland (California), Newark (New Jersey), Atlanta (Georgia), Miami (Florida), Chicago (Illinois), entre otros importantes centros urbanos.

En el resto del mundo también se ha elevado la voz de los indignados, muestra de ello son muchas ciudades europeas en España, Grecia, Italia, Portugal, Francia, además de países como Australia y Nueva Zelanda.

Como resultado de estas protestas, las autoridades y cuerpos de seguridad en todo el mundo han reprimido de forma violenta a los manifestantes y encarcelado a cientos de personas.