Con mayoría parlamentaria, se aprobó una reforma a la Ley General de Educación que tiene como objetivo regular el ejercicio de la educación superior en el país.

El Presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), Telémaco Talavera, consideró que la reforma a la ley permite un ordenamiento adecuado para que los institutos que ofrecen títulos de postgrado y no están regulados por el CNU, se adecuen a lo establecido en la Ley.

“Con esta reforma se vuelve al cauce que la ley ha establecido, que es que cualquier institución, para ofrecer títulos, debe tener el rango de universidad y para eso debe pasar por el proceso de análisis, revisión, evaluación y autorización por el CNU, previo a obtener su personería jurídica”, explicó.

“Consideramos muy importante esta reforma y debe contribuir al ordenamiento y mejora en la calidad de la educación superior”, agregó.

Por su parte, el diputado Mario Valle, dijo que la reforma contribuye a la formalización del sistema de educación superior en el país.

“Estaban comenzando a proliferar una cantidad de institutos de naturaleza privada que al amparo de la ley estaban constituyéndose y comenzaron a ofertar maestrías y postgrados. Esto amenazaba con extenderse a todo el país”, indicó.

Dijo que hay una cantidad de centros universitarios que no reúnen estándares mínimos de calidad, razón por la cual se ha desnaturalizado el sistema de educación superior.

Explicó que la reforma a la ley es el primer paso para ponerle un freno a las universidades e institutos que no cumplan con la Ley Nacional de Evaluación y Acreditación.

En ese sentido señaló que las universidades o institutos que no cumplan con la ley y con la calidad estipulada en la misma, podrán perder sus personerías jurídicas.

Finalmente, el diputado Wilfredo Navarro, dijo que la reforma permite frenar los abusos que comenten muchas universidades de poco nivel, llamadas popularmente “de garaje”.

“Estas universidades de garaje (…) están vulgarizando la educación y hay que frenar eso, hay que ser duros y firmes con estas universidades para que presten las condiciones adecuadas para que en Nicaragua la educación sea una verdad y no un engaño”, valoró.