La comisión interinstitucional que coordina el Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR) realizó inspecciones en al menos 36 bares y restaurantes ubicados en las playas de Pochomil, para conocer si están cumpliendo las recomendaciones dadas por el Gobierno Sandinista a fin de atender mejor a los veraneantes, tanto nacionales como extranjeros.

La comisión integrada por el INTUR, por el Ministerio de Salud, por Defensa Civil, la Cruz Roja y el Ministerio de Recursos Naturales y del Medio Ambiente, está dedicada, de acuerdo con María Esperanza Arróliga, del Instituto de Turismo, está dedicada a hacer la labor de inspección y seguimiento a los locales que dan servicios de alimentación y bebidas en Pochomil.

Aseguró que el objetivo es la búsqueda de la calidad para que todas las recomendaciones que da la comisión a los propietarios de locales, vayan mejorando el servicio a los turistas.

Entre las recomendaciones que la comisión ha realizado a distintos establecimientos están la correcta manipulación de los alimentos; la higiene del personal y de las edificaciones; que se mantengan las cocinas limpias; la separación de los alimentos; y procurando que las áreas de atención, el salón con mesas y el sector de los sanitarios estén en óptimas condiciones.

La compañera Arróliga expresó que los inspectores encontraron un leve cumplimiento de las recomendaciones dadas por la comisión, pero aseguró que aún se está a tiempo de darle cumplimiento a varias de ellas antes de Semana Santa, por lo cual dijo que se le dará énfasis al seguimiento de las medidas recomendadas por cada una de las instituciones.

Inspecciones son excelentes dice administrador de restaurante

Alberto Vega Rizo, gerente general del restaurante Summer en Pochomil, consideró excelentes las medidas que recomienda la comisión para respetar el medio ambiente y elevar la calidad de los servicios a la población y a los visitantes, las que se dan a partir de que el comandante Daniel Ortega asume la presidencia.

Por su lado, Milagros del Socorro Sánchez Barahona, propietaria de uno de los restaurantes dijo “estoy a favor de las medidas que están tomando, las personas que se oponen a inspecciones no actúan correctamente porque esas inspecciones nos benefician a todos, porque así el cliente no se me queja y no pueden decir que en Pochomil se venden comidas contaminadas”.

Entre tanto Leonel Mejía, inspector sanitario, dijo que lo que se requiere es que los manipuladores de comida cumplan con las normas, como tener actualizado el certificado de salud, usar una gorra, gabachas, zapatos cerrados, camisa con manga larga y para los establecimientos se necesita el uso de cloro en el agua, mantener los alimentos tapados, y que sean comprados en lugares seguros que cumplan con su registro sanitario y etiquetas.