La Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) continúa cumpliendo con los compromisos del Presidente Daniel Ortega Saavedra, de restituir el derecho al acceso a la energía eléctrica para miles de familias que habitan en comunidades rurales del país.

En esta ocasión, Enatrel normalizó el servicio de energía eléctrica, domiciliar y comunitaria, para 96 pobladores de 39 viviendas de la Comunidad Los Muñoz, ubicada en el municipio de Villa El Carmen, en el departamento de Managua.

Mario Esquivel, representante de Enatrel, explicó que en Villa El Carmen se contabilizan a más de 1 mil 900 pobladores que han sido protagonistas de la restitución de derechos a la energía eléctrica, gracias a proyectos financiados por el PNSER o Albanisa.

Esquivel también comentó que en el departamento de Managua se han ejecutado un total de 100 proyectos de electrificación, de los 130 que están planificados para cumplirse. En ese sentido, indicó que más de 90 mil pobladores han protagonizado la restitución del derecho a acceder a energía seguridad, permanente y de calidad.

Asimismo, recordó que el Gobierno Sandinista anunció la construcción de la Hidroeléctrica Tumarín, un megaproyecto de generación hidroeléctrica que producirá 253 megawatts a un costo de más de mil 500 millones de dólares.

“Esto va a significar una producción de energía del 30% de lo que actualmente se está produciendo en todo el país”, aseguró Esquivel.

Pobladores satisfechos con proyecto de electrificación

Por su parte, los pobladores de la comunidad manifestaron su satisfacción con el proyecto de electrificación desarrollado por Enatrel.

Doña María Aidé Medina, recordó que durante muchos años la energía que llegaba a su hogar era inestable y corría el riesgo de echar a perder sus aparatos eléctricos o incluso se podía producir un incendio en su vivienda.

“La energía la guiñábamos a través de pedacitos de alambre, alambre de púas, que es muy peligroso y eso generaba quemas en los alambres, además era demasiado bajita, se cortaba y era peligroso por que los aparatos eléctricos se quemaban”, recordó.

Ahora que en su casa cuenta con una conexión legal y segura, comenta que se sienten contentos, porque no hay temor y en la noche pueden dormir en paz.

Además comentó que el proyecto de la energía también les permitirá acceder a más horas de agua potable, ya que el pozo de la comunidad rendirá más al estar conectado a la corriente eléctrica.

Irma Reyes, otra habitante de la comunidad, explicó que con la energía se sienten más seguros en sus viviendas.

Me siento “alegre, contenta, gozosa, porque ya tengo luz, tenemos la luz verdadera y esta luz que viene producida para alambrarnos las noches”, comentó sonriendo.

“Antes nos sentíamos amedrentados, ahora tenemos las dos cosas”, dijo Irma al explicar que con la energía también se restituyó el acceso al agua potable para toda la comunidad.