El proyecto hidroeléctrico Tumarín ha sido refrendado por el Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega y la Presidenta de la República Federativa del Brasil, Dilma Rouseff, indicó el Ministro de Energía y Minas, compañero Emilio Rappaccioli.

Durante una entrevista en la Revista En Vivo por Multinoticias Canal 4, el titular del MEM, indicó que en la reciente firma de convenio entre inversionistas brasileños y Gobierno de Nicaragua para la construcción de Tumarín, quedaron bien claros los deseos de los mandatarios de Brasil y Nicaragua para concretarse este proyecto.

Rappaccioli recordó que este proyecto hidroeléctrico nació desde el 2007, durante el mandato del Presidente Luiz Inácio Lula, en el marco de la hermandad que prevalecía entre Nicaragua y Brasil; cuya cooperación, en términos económicos y relaciones de amistad, continúa con la Presidenta actual Dilma Rouseff.

“El Banco de Brasil y el BCIE, van a financiar. Y la empresa social principal en el proyecto es estatal de Brasil, que tiene mayor generación hidroeléctrica. En un plazo de un mes o dos meses ya tienen que hacerse efectivos los acuerdos”, declaró el Ministro nicaragüense.

Un proyecto de gran atractivo

El titular del MEM detalló que Tumarín es parte del Plan Nacional de Desarrollo Humano que impulsa el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo en lucha contra la pobreza en Nicaragua.

Explicó que los estudios de este proyecto ya existían desde los años ochentas, sobre todo estudios en la Cuenca del Río Grande de Matagalpa, donde se construirá Tumarín antes de finalizar el 2018.

Precisó que Tumarín –ubicado a 250 kilómetros de la capital, Managua- tendrá una capacidad instalada de 253 Megavatios; cuando actualmente en Nicaragua hay una capacidad de 1 mil 200 megavatios de generación (700 megavatios térmicos y 500 megavatios provenientes de recursos renovables).

“Desde entonces (1980) Tumarín ya aparecía como unos de los proyectos de gran atractivo en el plan de expansión de generación de energía con recursos renovables”, sostuvo Rappaccioli.

Estimó que el proyecto hidroeléctrico va a generar 1 millón 184 mil megavatios/horas, lo que en la actualidad representa el 30% de la generación eléctrica en el país. También proyectó que en 2019, la generación de Tumarín va a representar el 27% (de la matriz energética), cifra que continuará siendo significativa.

“Algo que ha quedado bien claro con los desarrolladores es que se dé la mayor participación de empresas nicaragüenses para las diferentes obras que se van a hacer. El Estado nicaragüense, a través de ENEL, llevará una participación (en la Junta Directiva) del 10% sin ningún costo”, aseguró.

Disminuirá consumo de bunker

El Ministro de Energía y Minas expuso que en materia de sustitución de bunker, el proyecto Tumarín va a disminuir hasta en 1 millón 800 mil barriles en 2014 (cerca de 180 millones de dólares).

El compañero Rappaccioli se mostró muy optimista con el próximo arranque de Tumarín, e indicó que el megaproyecto propiciará un poco más de 1 mil empleos directos y 3 mil indirectos en la zona; además que va a tener un gran impacto en los precios de la energía a nivel nacional.

“La demanda actual (de energía) anda por 620 megavatios; es decir que tenemos una reserva (de 580 megavatios), lo cual le da seguridad al productor, nos da seguridad en nuestras casas que no se nos va a ir la luz si falla alguna planta, y con la entrada de Tumarín estas cifras aumentarán”, explicó.

El titular del MEM destacó que en solo lo que va del año (2014), el 66% de la energía generada ha sido a base de recursos renovables.