Los trabajadores de la construcción están entusiasmados con el próximo arranque de las obras del proyecto hidroeléctrico Tumarín, programadas para julio o agosto próximo, según los acuerdos firmados por los directivos de empresas brasileñas y el Gobierno Sandinista que dirige el comandante Daniel Ortega.

“A los obreros de la construcción nos llena de alegría, además es un proyecto que realmente es una promesa cumplida, el proyecto de Tumarín va, y dicen los señores empresarios que le va a tomar cuatro meses para organizarse y arrancar esta obra”, dijo el dirigente sindical de la CST-José Benito Escobar, Luis Barboza.

Calcula que este proyecto generará empleos directos e indirectos a unos seis mil nicaragüenses, todos vinculados al sector de la construcción.

Agregó que proyectos como estos permitirán seguir reduciendo la pobreza en el país, una batalla en la que debemos aportar todas y todos.

El proyecto Tumarín es una obra que será desarrollada por la Central Hidroeléctrica de Nicaragua, cuyos principales socios son las empresas brasileñas Electrobras y Queiroz Galvão. Este proyecto, una vez concluido y en operación a finales del año 2018, aportará al país unos 253 megavatios de energía renovable. Se estima una inversión total de 1 mil 200 millones de dólares.