A 34 años de su cobarde asesinato, Nicaragua continúa recordando el hermoso legado de amor, justicia y cristianismo que dejó para todos los latinoamericanos el sacerdote católico salvadoreño Monseñor Oscar Arnulfo Romero.

Romero fue asesinado por sectores ultraderechistas salvadoreños, un 24 de marzo, en San Salvador, mientras oficiaba una misa. Los asesinos veían en el arzobispo una amenaza, ya que éste desde el púlpito exigía el respeto a los derechos humanos de los más pobres, quienes eran las principales víctimas de la represión militar.

En Nicaragua fue recordado con gran admiración durante un acto realizado en la Dirección de Patrimonio Histórico de Managua, en donde asistieron entre otras personas el embajador de Cuba, Eduardo Martínez.

Para el director de Patrimonio Histórico de la Alcaldía de Managua, Clemente Guido, el arzobispo de San Salvador fue asesinado precisamente por esos sectores que no querían un cambio en El Salvador.

“Monseñor Romero lo que hizo fue denunciar los crímenes en contra del pueblo”, afirmó.

Guido recordó que un día antes de ser asesinado, Romero había hecho un llamado a la Guardia Nacional salvadoreña a que cesara la represión contra el pueblo.

Romero está siendo postulado por la Iglesia Católica de El Salvador a la beatificación.

De acuerdo a Guido, el sacerdote es un testimonio de un ser comprometido con el Evangelio, que no tuvo miedo de denunciar las injusticias aún a pesar de su propia vida.

Para el embajador de Cuba, Eduardo Martínez, la lucha de monseñor Romero continúa vigente.

“Todavía hay fuerzas reaccionarias, fuerzas fascistas que creen que pueden matar las ideas asesinando a personas como monseñor Romero”, indicó, destacando el ejemplo de compromiso con los pobres y con la justicia social que representó el sacerdote.

Según el Padre Julio Arana, una de las cosas más importantes de monseñor Romero fue precisamente su entrega al magisterio de la Iglesia.

“Una de las cosas importantes es ese ejemplo de vida, de entrega, como sacerdote, como obispo, sus palabras en proteger a los más pobres, a los más desprotegidos”, afirmó Arana, quien no duda que Romero será declarado Santo por la Iglesia Católica.