Decenas de miles de católicos acompañaron al Cardenal Leopoldo Brenes en la conmemoración del 24 aniversario de la partida del Siervo de Dios Fray Odorico D'Andrea, en San Rafael del Norte, Jinotega.

Su Eminencia Reverendísima peregrinó junto al Obispo de la Diócesis de Jinotega, Monseñor Enrique Herrera, hacia el Santuario del Tepeyac donde reposan los retos del Siervo de Dios.

Luego, unos 30 mil católicos provenientes de toda la Provincia Eclesiástica de Nicaragua, acompañaron a Su Eminencia en una misa campal realizada en el Campo de la Divina Misericordia.

Momentos antes de iniciar la Eucaristía el Cardenal inauguró y bendijo el templete donde se realizó el servicio religioso, el cual fue construido gracias al aporte de la feligresía.

Durante la homilía el Cardenal se refirió a Fray Odorico D'Andrea como un discípulo fiel que nos acerca a Dios.

Señaló que Dios quiere llegar a nosotros, habitar en cada uno de nosotros y ser el centro de nuestras vidas.

Dijo que Cristo está buscando, en este tiempo de Cuaresma, nuestro corazón "y nos está invitando a reconocerle como nuestro Dios, como el enviado del Padre , a sentir el Amor misericordioso de Dios".

El Cardenal invitó al pueblo a dar testimonio del encuentro con Dios y convencer a otros que puedan ir al encuentro con Jesús.

"Cuaresma nos invita a ese encuentro y por eso también seremos enviados a aquellos hermanos que andan en búsqueda, que están agobiados", indicó.

Explicó que el encuentro íntimo con Dios nos transforma de manera plena, y puso como ejemplo la vida de Fray Odorico, quien dejó a su familia, la comodidad de su casa y llegó a las montañas de Nicaragua anunciando a Jesucristo.

"Aquí estamos hoy nosotros haciendo honor a ese testimonio de vida del padre Odorico. Él con su vida, con su testimonio nos mostró, nos predicó el amor y la misericordia de Dios", señaló el Cardenal.

“Él desde el cielo estará muy feliz, porque a través de él hemos reconocido el amor, la cercanía y el cariño de parte de Dios", agregó.

Iglesia inicia jornada de oración por beatificación de Fray Odorico D'Andrea

Durante la homilía el Cardenal invitó al clero y a la feligresía a iniciar un año de oración para alcanzar el próximo año, durante el 25 aniversario de su partida, la beatificación del Siervo de Dios.

"Si nosotros pedimos esta gracia al Señor estoy cien por ciento seguro que se nos va a conceder", afirmó el Cardenal.

Asimismo animó a los peregrinos que el próximo año lleguen con una persona más, para que se multiplique el gozo y la alegría en Nicaragua.

"Les propongo iniciar toda una jornada de oración a partir de hoy y con esa súplica, tocar el corazón de Dios, tocar el corazón del Santo Padre para que se nos conceda la gracia de la beatificación del padre Odorico", reiteró el Cardenal Brenes.

Posterior a la Santa Misa, el Cardenal destacó la vida de Fray Odorico, quien a través de sus obras inspiró la vida de muchas personas en Nicaragua.

El Cardenal Brenes aseguró que en sus oraciones le ha pedido a Fray Odorico que le ayude a cumplir a cabalidad con su nueva misión como Cardenal de la Iglesia Católica.

Reconocen milagros de Fray Odorico

En el Santuario del Tepeyac miles de promesantes acudieron en peregrinación para dar testimonio de los milagros realizados por intercesión de Fray Odorico.

Cándido Pérez explicó que sólo el Padre Odorico es capaz de mover multitudes que confían en su santidad.

“Él ha sido muy milagroso con todo el pueblo de Nicaragua. Vengo a pagar promesa. Esto es muy bonito el padre Odorico nos ha hecho muchos milagros por eso es muy querido en todo Nicaragua", afirmó.

"El padre Odorico es muy querido por los nicaragüenses. A mi me hizo un milagro, yo tenía una enfermedad y él me dijo que buscara por otro lado la medicina y ahí la encontré por palabra de el", comentó otro promesante.

"Cuando iba a dar a luz me miré bien mal y yo le pedí al padre Odorico y él me hizo el milagro de salir bien", aseguró Herminia del Carmen Reyes.