Servidores y servidoras públicas del Ministerio de la Familia y de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) avanzan en el desarrollo de un posgrado sobre perspectivas de género, cuyo objetivo es sensibilizar a los funcionarios en temas como la explotación sexual comercial, la trata de personas y la violencia de género.

María Julia Talavera, delegada departamental de Mifamilia en Nueva Segovia, explicó que como mujer y funcionaria, el postgrado es un aporte muy importante.

“Nos damos cuenta de tantas situaciones que hemos vivido las mujeres, situaciones a las que hemos sido sometidas y no se nos han respetado los derechos”, comentó.

Indicó que el posgrado les enseña un enfoque de trabajo que “nos permite dar un mejor trato a la mujer”. Por esa razón sostuvo que “es de trascendental importancia que nosotros sepamos aplicar las normativas que hay para restituir derechos de las personas vulnerables”.

Por su parte Dignora Ávalos Ramírez, otra funcionaria de Mifamilia, expresó que durante el postgrado ha aprendido que existen patrones de conducta que vienen desde hace muchos años y que se debe trabajar para irlos cambiando.

“Tenemos que trabajar con las familias para ir cambiando los roles que la sociedad nos ha ido dando. Tenemos que trabajar en la prevención, en el tema de violencia. El posgrado nos sirve en mejorar el trato, en entender la situación que pasan las mujeres para dar una respuesta adecuada”, afirmó.

En el posgrado participan 50 trabajadores y trabajadoras del Ministerio de la Familia y de la Corte Suprema de Justicia, también están integradas mujeres protagonistas del Programa Usura Cero.

Las mujeres afirmaron que la sensibilización tiene que ver con la identificación y aplicación de los derechos humanos y el hecho de no limitarse a los roles que han sido designados por la sociedad en un sistema patriarcal.