El Gobierno de Nicaragua, a través del Ministerio de Hacienda y Crédito Pública (MHCP), y los inversionistas brasileños de Eletrobras y Queiroz Galvão, aglutinados en Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), firmaron un acuerdo para el desarrollo del proyecto hidroeléctrico Tumarín en los próximos cuatro años.

Con esta firma, se estará iniciando la construcción de la Hidroeléctrica en los próximos 3 ó 4 meses y estará finalizando en el año 2018. Este proyecto aprovechará las aguas de la cuenca del Río Grande de Matagalpa y estará generando 253 megawatts de energía a fines de 2018 o principios de 2019. Esta cifra representa el 30 por ciento de la energía total que se generará en el país en este año 2014.

Por las empresas brasileñas firmaron José Diniz, Presidente de Queiroz Galvão; Valter Cardeal, Director de Generación de Eletrobras; y Marcelo Conde, en nombre de Central Hidroeléctrica de Nicaragua. En representación del Gobierno Sandinista, el Ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta; el titular del Ministerio de Energía y Minas Ingeniero, Emilio Rappaccioli; y el compañero Francisco López, delegado presidencial.

“Central Hidroeléctrica de Nicaragua va a desarrollar, va a hacer realidad la construcción y la puesta en operación del proyecto Tumarín en los próximos 4 años, ya ahora podemos hablar en esos términos porque ya llegamos a un acuerdo que acabamos de suscribir y está aquí en estos documentos”, expresó el ingeniero Rappaccioli, momentos después de la firma de los acuerdos de este proyecto, cuya inversión se aproxima a los 1 mil 200 millones de dólares.

Reconoció que después de varios meses de negociaciones se llegó a un feliz acuerdo, que garantiza la construcción del proyecto de generación de este importante proyecto de generación eléctirca y que se hará realidad en los próximos 4 años. Actualmente la capacidad de generación de Nicaragua anda por el orden de los 1 mil 200 megavatios, Tumarín es un proyecto de 253 megavatios, es decir un 30 por ciento de la generación actual.

“La energía que va a generar anual en promedio Tumarín por año representa un 30 por ciento de lo que actualmente se genera por parte de todos los generadores y que inyecta al sistema interconectado nacional, lo que va a generar Tumarín, digamos, ya en el 2018, mejor dicho en el 2019, el 30 por ciento de la energía total que se genera anualmente en la actualidad”, subrayó Rappaccioli, quien manifestó que la generación de energía renovable y el programa de eficiencia energética permitirán un ahorro al país en los próximos años.

“Valga mencionar que lo que hoy hemos firmado ya fue autorizado debidamente, por supuesto, por nuestro presidente Daniel Ortega y tenemos la plena confianza que los señores que representan a los dos empresas (brasileñas) van a recibir la autorización de cierre, de visto bueno de parte de la presidenta Dilma (Rousseff), ese es el proyecto Tumarín, un proyecto estratégico para la economía, para la producción y todo lo que tiene que ver con la vida de nuestra población en términos sociales, educación, salud”, concluyó Rappaccioli.

En tanto, el compañero Acosta calificó el acuerdo de histórico, porque es un proyecto fundamental para el país, ya que el objetivo es inyectar más energía limpia que active a la industria y que impacta en el desarrollo de las comunidades rurales.

“Esto va a traer desarrollo, generación de empleos y sobre todo incorporar más competitividad al país, este es uno de los proyectos que llamamos de alto desarrollo, de alto impacto y creemos que esto es buen paso que muestra que el país sigue atrayendo más inversiones extranjeras directas que son tan importantes para impactar en el crecimiento económico”, dijo Acosta, al recordar que proyectos de este tipo y otros que viene promoviendo el Gobierno Sandinista, harán que la pobreza se vaya reduciendo a pasos agigantados.

Marcelo Conde, en nombre de CHN, agradeció al Gobierno Sandinista por brindar todo el apoyo necesario para llegar un acuerdo que es presentado al pueblo nicaragüense.

Valter Cardeal, en nombre de las empresas brasileñas, manifestó que quieren iniciar lo más rápido posible la construcción de Tumarín. También dijo que están en Nicaragua para ayudar que nuevas hidroeléctricas y no solamente Tumarín, se desarrollen en el país, calificando de muy acertada la decisión de ambos gobiernos (Nicaragua y Brasil) de impulsar un proyecto de este tipo.

“Estamos aquí en un día tan importante para dar (un) paso decisivo en construir las bases necesarias (…) para construir, implementar y operar el proyecto hidroeléctrico (…) fue acertada la decisión de los presidentes, acertadísima, en tomar este momento histórico, por tanto queremos iniciar la obra lo más rápido posible”, dijo Cardeal.