Ante la polémica generada por el traje elaborado por el diseñador Neftali Espinoza, ante el rechazo mayoritario de la población cristiana del país y ante las consultas realizadas por un importante número de personas, considero necesario y oportuno emitir un análisis y reflexión sobre el tema a través de los medios de comunicación. Lo hago respondiendo a preguntas que me han hecho y que he escuchado por algunos medios:

1- El traje es diabólico? Quizá el traje en sí no lo sea, pero la motivación e inspiración del diseñador pueda que sí lo sea. El mismo diseñador ha confesado: “El diablo es universal, así como existe el bien, también existe el mal, esto es una recreación satírica…” como dicen los abogados “a confesión de parte relevo de pruebas”. Si el mismo diseñador está confesando que es una recreación satírica del diablo, qué más se puede agregar. Sobre este mismo tema el maestro Ronald Abud Vivas, director del Ballet Folclórico Nicaragüense, admitió que: “el traje ganador tiene una excelente confección como figura diabólica”. Es reprochable que eso sea así, pero esa es la tendencia. Lo que no podemos aceptar ni permitir es que el mismo sea presentado como un traje nacional que representa a los nicaragüenses. Por lo que aconsejo y recomiendo a la joven que la están obligando a ponerse dicho traje en el certamen de Miss Universo, que no marque negativamente el futuro de su vida, ostentando una creación que representa a la figura folklórica del diablo, tal como lo ha dicho su propio diseñador.

2- Es un traje oficial? La firma privada de “Miss Nicaragua” y algunos medios de comunicación al referirse al traje utilizan el término “oficial” Lo cual es impropio. Lo oficial es lo que procede del Estado o de un organismo público, es todo aquello que es reconocido y autorizado por quien tiene la facultad para ello, que emana de la autoridad del Estado y que lo representa. En este caso la firma y el certamen de “Miss Nicaragua” no es una instancia de Estado, ni una institución pública, es una firma privada, extraoficial, en consecuencia todo lo que de ella se emane no puede ser oficial y por ende no puede ni debe arrogarse la representación oficial de los nicaragüenses.

3- Es un traje nacional? Teniendo claro que “Miss Nicaragua” es una franquicia privada, todos sus componentes incluyendo el traje pertenece al ámbito de lo privado. Una nota de un periódico dice: “ayer se hizo oficial la elección del traje nacional que lucirá la Mis Nicaragua 2014” Afirmaciones como estas nos obligan a revisar los términos aplicados para objetos o cosas cuando de “oficial” y de “nacional” se trata. Sobre este punto, El maestro Ronald Abud Vivas enfatiza en que “no hay que confundir un traje nacional, con un traje de fantasía, ya que el traje nacional debe tener identidad, que cuando se aprecie se reconozca que representa a Nicaragua” (un traje típico) Por su parte la folkloróloga Irene López plantea que: “no existe un traje nacional decretado oficialmente”. Ante estas y otras afirmaciones de expertos en la materia no queda más que concluir que el traje diseñado por Neftalí Espinoza para ser presentado en el concurso de Miss Universo no es ni oficial ni mucho menos nacional.

4- Si no es ni oficial ni nacional, entonces qué es? Simplemente es un traje personal, privado, que no califica para ser reconocido como oficial o para ser presentado como nacional. En consecuencia el traje repugnante y grotesco que se verá obligada a ponerse la joven nicaragüense -que espero que no se lo ponga- por no ser ni oficial ni nacional no representa cultural ni institucionalmente a los nicaragüenses, simple y sencillamente representa el diseño de un nicaragüense en un certamen de una firma privada de Nicaragua, que como cualquier otra firma goza de los derechos que el Estado nos confiere ya sea en el ámbito comercial, político o religioso.

Finalmente considero que la Asamblea Nacional debe de aprobar una ley concerniente a lo Oficial y a lo Nacional, a fin de normar todo lo concerniente a las representaciones que se realicen fuera del país, para salvaguardar la imagen de Nicaragua y que esta no sea manchada ni manoseada por hechos o situaciones impropias.