Con mucho entusiasmo y llenos de gozo, los feligreses de la parroquia Espíritu Santo recibieron la noche de este jueves al Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, a quien acompañaron en un recorrido por las calles de la Colonia Cristian Pérez hasta llegar a la que una vez fuese su centro pastoral en la capital.

Agitando banderines, entre aplausos y muestras de cariño, fue recibido a la entrada de esta colonia del Distrito IV de Managua, antes de que Su Eminencia oficiara la eucaristía del Santísimo Sacramento.

“Esta es una bendición de Dios para la comunidad de la Colonia Cristian Pérez, nos sentimos muy orgullosos y muy felices de que él (Cardenal) haya venido aquí con nosotros, porque él fue párroco de aquí y es grande”, expresó el feligrés Rigoberto Cabrera.

Egipcia Martínez afirmó que como pobladores católicos de Managua y de la Colonia Cristian Pérez se sienten muy bendecidos de recibir en la parroquia la visita del Cardenal Brenes, “un Cardenal con una gran humildad, yo estoy muy emocionadísima con la venida de él hoy aquí”.

Monseñor Bismarck Carballo, párroco de Espíritu Santo, calificó como una bendición recibir al Cardenal Brenes en su parroquia por su trayectoria como párroco de ese mismo templo y que hoy como Obispo y Cardenal llega a confirmarlos en la fe.

Durante sus palabras a los fieles en la homilía, el Cardenal Brenes agradeció el recibimiento que le organizaron para celebrar su creación como Cardenal de la iglesia católica y romana, y por brindarle la oportunidad de vivir con ellos la eucaristía en este jueves eucarístico, agradeciendo por la misión que le ha sido encomendada, así como por los dones que el Señor le ha dado durante los 40 años de vida como presbítero, obispo auxiliar, obispo de Matagalpa, Arzobispo y ahora como Cardenal de la iglesia.

“Yo sé que de parte de ustedes de manera especial, como comunidad orante y también el hecho que yo haya sido su párroco les da a ustedes también esa capacidad de orar, sentir la amistad y para mi esta Arquidiócesis al igual que la Diócesis de Matagalpa, siento la cercanía y la fortaleza que me da su amistad, su cariño, pero también su oración. Podemos ser fieles a la misión cuando tenemos detrás de nosotros una iglesia orante, una iglesia que nos acompaña con su amistad y con su cariño”, agregó el Cardenal.

Brenes recordó que durante estas fechas de cuaresma los pastores nos invitan a la reconciliación y a dejar a un lado todas aquellas cosas que nos apartan de la comunión, de poder ver y favorecer al hermano y sentir la cercanía del hermano que sufre y no dejarlo a un lado.

“Por eso el Papa y nosotros como sacerdotes invitamos a acercarnos en este tiempo de sacramento de la reconciliación sin miedo, sin temores”, dijo el Cardenal Brenes.