Una de las principales prioridades del Gobierno Sandinista es garantizar la seguridad de las mujeres y la tranquilidad de las familias de todo el territorio nacional, para ello se han dado a la tarea de crear políticas en las que la misma población protagoniza cada una de acciones que forman parte de la Seguridad Ciudadana y el Modelo de la Prevención del Delito.

A través de las políticas del Gobierno Sandinista, que son ejecutadas en parte por la Policía Nacional, se han creado las Comisarías de la Mujer, las que se ubican en los distritos y municipios del país, esto con el objetivo de brindar una atención temprana a cualquier tipo de violencia que se registre dentro de los hogares y en los que se vea afectada la integridad de la mujer.

La inclusión y participación de la mujer en las políticas de seguridad, prevención y reducción de la violencia es una realidad, tomando en cuenta que cada vez son más las mujeres que se suman a este modelo policial, el que ha permitido que hoy la mujer nicaragüense tenga un espacio en el que sus denuncias y demandas son atendidas por parte del personal de la Comisaría de la Mujer.

Juana Daysi Gutiérrez, joven mujer pobladora del Barrio Milagro de Dios, en el distrito V de Managua, señala que gracias al trabajo preventivo y el contacto de persona a persona que ha puesto en práctica la Policía Nacional, a través de sus agentes, logró vencer el fenómeno de violencia que prevalecía en su hogar.

“Gracias al trabajo de la Policía Nacional y las Promotoras de la Comisaría de la Mujer y la Niñez la situación en mi familia ha cambiado, ahora mi esposo ha dejado de tener un comportamiento violento, además estamos siendo muy bien atendidas por los agentes del orden, en mi caso yo busqué ayuda y de forma inmediata me dieron respuesta, gracias a Dios y al trabajo preventivo de la institución, dejé de ser víctima de abuso y violencia intrafamiliar” señaló.

Además de la atención a la mujer víctima de violencia, la Comisaría de la Mujer a través de las Promotoras Solidarias brindan atención de manera integral a la pareja, tomando en cuenta que el objetivo principal de la Policía es evitar que la situación de violencia se vuelva un hecho de mayor envergadura.

“Ahora mi esposo es más responsable y atento, atrás quedaron los golpes y los insultos, gracias al trabajo policial, considero que la prevención de la violencia es primordial y requiere también de nuestro apoyo porque si nosotras no rompemos el silencio nunca nadie podrá ayudarnos. La verdad es que también debemos agradecerle a este gobierno porque la vida de nosotras ahora es diferente, tenemos más apoyo, somos escuchadas y tenemos un espacio en el país”, añadió Gutiérrez.