Cinco casas de ripios de madera, zinc y cartón resultaron totalmente quemadas a causa de un incendio que se originó en el sitio conocido como La Arenera, en el costado norte de Ciudad Sandino y que debido a los vientos, las llamas avanzaron hacia el sur alcanzando las humildes viviendas.

Al lugar se hicieron presentes autoridades de la Dirección General de Bomberos (DGB), Policía Nacional y miembros del Ministerio de Salud (MINSA), entre otros.

De acuerdo con los testimonios de miembros de las familias afectadas, quienes con lágrimas en los ojos a causa de la pérdida, y de la acción del humo, dijeron que hace dos días hubo en el basurero de La Arenera otra quema, pero no logró alcanzar las viviendas, sin embargo para ellos la basura y los montes volvieron a tomar fuego hoy cerca de las últimas horas de la mañana llegando hasta las precarias viviendas.

De acuerdo con los vecinos, las llamas avanzaron muy rápidamente a causa de los vientos y las empujaron hasta llegar a llantas que los habitantes del sector usaban como terraplén y hasta alcanzar las viviendas, que por estar hechas en parte de ripios de madera y plásticos tomaron fuego fácilmente.

En medio del denso y sofocante humo, más las altas temperaturas, aumentadas por las llamas, miembros de las familias afectadas y de los Gabinetes de la Familia y la Comunidad, luchaban en primera instancia contra las llamas que no solo alcanzaron a destruir al menos cinco viviendas, sino que amenazaban decenas de casas más de precaria condición.

Los alarmados vecinos corrían de un lado a otro con baldes, palas y llevando las mangueras de los bomberos para ayudar a combatir el incendio, mientras otros atendían a algunas de las persona afectadas por la aflicción de ver sus casitas siendo consumidas por las llamas o que fueron afectadas por el humo de plástico y llantas quemadas, sin embargo no se reportó víctimas humanas.

Alcalde destaca orientaciones del presidente Daniel

Manuel Pinel, alcalde de Ciudad Sandino, quien junto con autoridades del Poder Ciudadano se encontraba en el sitio del siniestro, destacó que los bomberos de Ciudad Sandino fueron ayudados por sus colegas de Managua, tanto de la Dirección General de Bomberos como de los Bomberos Voluntarios para sofocar las llamas.

El compañero Pinel expresó que la orientación del presidente, comandante Daniel Ortega, fue la de garantizar y preservar las vidas humanas de los compañeros del sector conocido como La Arenera, que queda hacia el norte de la entrada principal de Ciudad Sandino, y que luego se le dé respuesta a las personas perjudicadas a causa del siniestro.

El comisionado Mayor Alejandro Ruiz, jefe del distrito 10 manifestó por su lado que los agentes de policía fueron enviados a resguardar el orden en la zona del incendio, al tiempo que señaló que por la acción policial y de los miembros de los Gabinetes de la Familia, se logró rescatar muchos bienes de las personas.

El compañero destacó que además se evitó que las llamas se propagaran hacia unas 60 casas que se encuentran a la orilla del cauce donde se inició el incendio.

Llegó de su trabajo y se encontró que todo lo perdió

Un afectado, Mario Guerrero dijo que andaba en el trabajo, se dio cuenta del incendio y se dejó ir al lugar, encontrando que lo había perdido todo al quemársele el cuarto donde vivía con su esposa y dos hijas, las cuales estaban solas porque su esposa andaba en el mercado haciendo compras.

Antonio Díaz Betancourt manifestó que ayer por la tarde se quemó la basura y no quedó bien apagada, “ahora se reavivó por medio de una chispa y como las cinco casitas que estaban aquí eran de plástico se quemaron más rápido, una de las casas era de una hermana mía llamada Leticia, todo se le quemó en menos de 40 minutos”.

Augusto Gámez uno de los vecinos miembros de los Gabinetes de la Familia, manifestó que el viento es lo que más propicio la propagación del incendio.

Zulema Carolina Carrión López, una de las perjudicadas, mientras lloraba por las pérdidas, dijo que andaba haciendo un mandado y que cuando vino encontró todo quemado, las llamas vinieron desde el basurero en el cauce que se encontraba al norte de las casas.