Un centenar de feligreses católicos participaron del segundo viernes del Viacrucis de la Cuaresma, realizado en la Catedral de Managua.

Durante las catorce estaciones, el padre Héctor Treminio, vicario y rector de la Catedral, hizo énfasis en la importancia de la unión de las familias y que éstas se acerquen más a Cristo.

“Este segundo viernes de Cuaresma lo estamos ofreciendo a las familias para que cada una pueda llevar su cruz de cada día, los esposos, las esposas, los hijo”, manifestó Treminio.

Agregó que “el Señor está en todos los momentos de tribulación, está ahí para regalarnos la paz, para ayudarnos, levantarnos”.

Treminio hizo un llamado a la juventud para que se acerquen más Cristo y hagan suyos los 40 días de la cuaresma.

“Yo le digo a los jóvenes que se dejen encontrar por Jesús, que se dejen amar por él que es eternamente joven; los invito que en sus momentos de esparcimientos se acuerden del Señor, que tengan un tiempo para Él”.

Virginia Cárcamo, una joven devota de 18 años, que desde muy niña participa del Viacrucis, comentó que “la Cuaresma es un tiempo favorable que se nos da como Iglesia, como pueblo de Dios para cambiar de vida, para acercarnos”.

La feligrés Juana Aguilar, indicó que “el Señor nos manda a que lo busquemos a Él para que nos salvemos, estemos más sanos. Yo desde hace muchos años vengo cumpliendo una promesa”.