La alcaldesa de Managua, compañera Daysi Torres, en conjunto con representantes de la Cooperación de Andalucía, España, inauguró las instalaciones del comedor escolar construido en los patios del Colegio Virgen de Guadalupe.

En este comedor serán atendidos unos 600 niños que reciben clases de primaria en este centro escolar, ubicado entre la Villa Virgen de Guadalupe y el proyecto habitacional Acahualinca, el cual es respaldado fuertemente por la cooperación española.

La Escuela Pública Virgen de Guadalupe se construyó en el marco del programa Mejoramiento Urbano Habitacional del barrio Acahualinca con fondos de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la que financió la construcción y equipamiento de un comedor escolar para la implementación del Programa Integral de Nutrición y Escolar (PINE) que busca contribuir a la asistencia y retención escolar.

El proyecto tiene un área de 169 metros cuadrados, de los cuales 24 metros cuadrados corresponden a la cocina y 96 metros de construcción donde los niños podrán alimentarse. La dotación de equipamiento corresponde a una cocina industrial, una refrigeradora de 18 pies y 12 mesas múltiples con capacidad para 12 niños cómodamente sentados. Se invirtieron 30 mil dólares, de los cuales 25 mil en infraestructura y 5 mil dólares en compra de equipamiento.

Raúl Muñoz, representante de la agencia andaluza, manifestó que el aporte para la construcción de este comedor será el último en relación al proyecto de Acahualinca, pero mantendrán la cooperación en otras zonas del país.

La alcaldesa de Managua Daysi Torres agradeció a la Agencia de Cooperación Andaluza por el apoyo que brindaron a todo el proyecto de Acahualinca y a las familias que residen en Villa Virgen de Guadalupe.

“Son aproximadamente 600 niños los que van a ser beneficiados con este comedor y donde se va a implementar el programa de nutrición escolar, pero el otro objetivo es que los niños permanezcan en sus escuelas, entonces vamos a inaugurar un lugar, un rinconcito donde los niños van a permanecer estudiando”, dijo Torres al develar que el objetivo principal es que los estudiantes continúen su educación.

Doña Felipa Picado agradeció al Gobierno Sandinista por ayudarles a mejorar sus vidas por medio del programa Casas para el Pueblo, pero también por dotarles de todas las condiciones básicas, incluyendo el colegio y ahora el comedor infantil.

“Es importante que haya un comedor para esta comunidad, porque hay bastantes niños pobres que si necesitan. Aquí tengo dos nietos que estudian y es importante que haya alimentación para los niños pobres”, señaló Picado en nombre de todas las madres con niños estudiando en este centro escolar.