La primera explosión se produjo a las 11.50 hora local, en una parada de tranvías, en pleno centro urbano, justo cuando llegaba un convoy de pasajeros, dejando al menos cinco personas heridas. La segunda, media hora más tarde cerca de un cine, provocó siete víctimas, según informó el Ministerio del Interior. Una tercera explosión tuvo lugar cerca del parque Globa y una cuarta en la Avenida Carl Marx, junto al teatro de la ópera, también en una parada de tranvía.

Varios de los heridos han tenido que ser hospitalizados con quemaduras, conmoción y lesiones de diversa gravedad. Las autoridades no han informado todavía de los posibles autores de los atentados ni de que alguien se los haya atribuido.

La Fiscalía General de Dnipropetrovsk, la tercera ciudad más poblada de Ucrania, con más de un millón de habitantes, y situada unos 500 kilómetros al este de Kiev, ha abierto un proceso penal por terrorismo. «Vuelo ahora mismo a lugar de hechos para aclarar la situación», dijo el ministro ucraniano del Interior, Vitali Zajarchenko, antes de abandonar una reunión del Gobierno para viajar con urgencia a Dniepropetrovsk.

«Acabo de hablar con los responsables de Seguridad e Interior. Sabemos que hay heridos y entendemos que se trata de un desafío para todo el país», ha indicado el presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, a un grupo de periodistas locales en la ciudad de Armiansk, en la península de Crimea. El presidente prometió que los «mejores investigadores» trabajarán en el esclarecimiento de las cuatro explosiones en Dnipropetrovsk.
«Las medidas necesarias»

Las autoridades ucranianas se han apresurado a asegurar que la seguridad de los futbolistas y aficionados que visiten el país durante la próxima Eurocopa está garantizada. «Tomaremos todas las medidas necesarias», ha dicho Alexandr Birsan, jefe de la comisión de seguridad de la organización del torneo.