Al menos dos personas han muerto y otras 17 han resultado heridas debido a una fuerte explosión al este del barrio de Harlem, en Nueva York, que ha derribado un edificio de seis plantas y ha causado serios daños a otro inmueble contiguo, según ha avanzado un responsable policial del departamento. Numerosas dotaciones de bomberos y servicios de rescate se han desplazado a la zona.

Las dos víctimas mortales son dos mujeres, según ha explicado una fuente policial en declaraciones recogidas por France Presse. Es muy probable que haya más fallecidos ya que los dos edificios afectados estaban habitados, según ha explicado la misma fuente en declaraciones recogidas por The New York Times (NYT).

Todavía no hay una explicación oficial sobre las causas de la explosión, aunque un portavoz de la empresa Con Edison que suministra el gas y la electricidad ha asegurado, en declaraciones al canal NY 1, que recibió una llamada desde uno de los edificios para advertir de una posible fuga de gas.

Sin embargo, todavía no se puede confirmar que la causa de la explosión fuera una fuga de gas, ha añadido después el mismo portavoz.

La explosión se ha producido a las 9:30 (13:30 GMT) en la calle 116 a la altura de Park Avenue. Uno de los edificios afectados tenía pendientes 60 denuncias de las autoridades por distintos motivos, según ha explicado el senador estatal Adriano Espaillat.

Mientras, se ha suspendido el servicio de trenes de cercanías (Metro North), ya que las vías están justo enfrente y podría haber escombros.

El departamento de bomberos ha desplazado a 39 unidades con 168 personas, mientras que la policía ha enviado a un grupo especial de desactivación de explosivos como medida de precaución, según indicaron medios locales.

Algunos testigos notaron olor a gas

Algunos testigos han asegurado que en los minutos previos a la explosión notaron un fuerte olor a gas, así lo ha asegurado un residente en un edificio próximo en declaraciones recogidas por NYT.

Las imágenes muestran cómo los bomberos arrojan agua desde las escaleras de sus camiones sobre la montaña de escombros, de los que salen columnas de humo y vapor.

En las plantas bajas de los dos edificios derrumbados había una iglesia hispana y una tienda de pianos, y encima cuatro plantas de apartamentos.