La diputada sandinista Gladys Báez fue condecorada por la Asamblea Nacional con la Medalla de la Mujer “Herrera Arellano Toledo” durante una sesión solemne dedicada al Día Internacional de la Mujer, acto al que asistieron representantes de todos los Poderes del Estado y mujeres miembros de las estructuras de mando de la Policía Nacional y Ejército de Nicaragua.

Durante la sesión solemne tomaron la palabra representantes de las diferentes bancadas, la diputada Báez y la legisladora FSLN, Martha Marina González, actual presidenta de la Comisión de la Mujer, Juventud, Niñez y Familia. La medalla le fue impuesta por el presidente del parlamento René Nùñez y por la Primera Secretaria Alba Palacios.

El parlamento honró la trayectoria política y social de la compañera Báez por su “ejemplo de permanente lucha por la democracia y la libertad en Nicaragua, teniendo el reconocimiento del pueblo nicaragüense”.

De acuerdo al dictamen que aprueba la Medalla de la Mujer, el historial de la legisladora sandinista resume las calidades de las tres mujeres que dieron su nombre a esta condecoración como es el heroísmo de Rafaela Herrera en su lucha contra la invasión, la abnegación y sencillez de Elena Arellano en su lucha por la educación de los trabajadores del campo y el vigor y ejemplo de la profesora Josefa Toledo de Aguerri.

Gobierno Sandinista promueve a la mujer

“Recibo la Medalla Herrera Arellano Toledo con inmenso honor y profunda emoción, la recibo en nombre de las mil veces heroicas mujeres nicaragüenses y del mundo, que en diferentes tiempos hemos luchado incansablemente por nuestra emancipación, por nuestro empoderamiento, por el respeto de nuestros derechos humanos y por el reconocimiento y protagonismo de la mujer en los diversos espacios de la sociedad”, señaló Báez.

La legisladora sandinista destacó el rol y heroísmo de muchas mujeres que físicamente no están con nosotros, pero pasaron a la inmortalidad por sus acciones y ejemplos, entre ellas de doña Josefa Toledo de Aguerri, la doctora Concepción Palacios, la compañera Nora Astorga, la chinita Arlen Siu y muchas otras mujeres que seguirán siendo ejemplos de las futuras generaciones.

Báez destacó que con el Gobierno Sandinista es cada vez más evidente el trabajo para una profunda transformación económica, social, política, cultural e intelectual, como el reconocimiento de la mujer en la igualdad y equidad de género.

“Las mujeres somos el eje fundamental de la unidad de la familia, somos procreadoras de vida, fervientes y fieles luchadoras por la paz, tenemos la responsabilidad de contribuir por los cambios para continuar haciendo Patria”, destacó Báez.

Un ejemplo a imitar

“Nos regocijamos todos y todas porque cuando propusimos la condecoración a la compañera Gladys Báez nadie dudo en decir yo la respaldo en esta Asamblea y habló de las dos bancadas en este parlamento”, subrayó González al informar que tanto los legisladores sandinistas y los liberales brindaron su respaldo a la propuesta.

Indicó que Báez llena todos los méritos y requisitos para recibir esta medalla “y si me preguntan, es una de las pocas mujeres que se integró inicialmente al FSLN, una mujer que no ha perdido esa humildad, una mujer que ha luchado por las reivindicaciones de las mujeres y creo que la humildad de Gladys Báez es digna de imitar”.