El Ministerio de Energía y Minas (MEM) y el Banco Mundial impulsaron este martes un seminario sobre mitigación de riesgos inversionistas en el área de desarrollo geotérmico de Nicaragua, según indicó a los periodistas el ministro del sector Emilio Rappaccioli, quien inauguró el evento que se realizó en un hotel capitalino.

El compañero Rappaccioli agregó que este tipo de acciones también se ha estado promoviendo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en la búsqueda de estimular las inversiones para la investigación y generación eléctrica con energía geotérmica.

De acuerdo con Rappaccioli, se trata de reducir parte del riesgo del inversionista y ver qué área de ese riesgo se pueda asumir a través de financiamientos concesionales para determinar la factibilidad del proyecto.

Dijo el ministro que si el plan sale positivo, el financiamiento lo absorbe el proyecto, pero añadió que si el financiamiento concesional fuera otorgado al Estado a través de la Empresa Nicaragüense de Electricidad o por medio del Ministerio de Energía y Minas, entonces la empresa estatal podría convertirse en socia del proyecto.

De acuerdo con el ministro, el tema de las acciones financieras concesionales para reducir el riesgo de encontrar vapor es de interés para todos los que ya tienen proyectos geotérmicos en explotación.

El ministro señaló que además hay otros 10 ó 12 sitios de interés en los que potencialmente se pueden desarrollar proyectos de desarrollo de energía geotérmica.

Prevén facilitar inversión en investigación

Recordó que con la planta geotérmica Momotombo hay una empresa privada que está recuperando la capacidad del proyecto y añadió que el mismo tema de la disminución del riesgo es también de interés para empresarios canadienses, como Polaris que están trabajando San Jacinto-Tizate.

Aseguró que también es de interés para los desarrolladores del proyecto Casita-San Cristobal y para otros que ya tienen licencia provisional para comenzar a hacer estudios de factibilidad de otros proyectos geotérmicos o de otro tipo, como el hidroeléctrico de Tumarín.

Recordó el ingeniero Rappaccioli que en la década de los 80’s en Momotombo se construyeron dos plantas de 35 megavatios, una que fue inaugurada en 1984 y la otra en 1989, las cuales por el momento no se están explotando a plena capacidad por una reducción en el flujo de vapor.

Recuperando capacidad de generación

Esta planta que ahorita está en 25 megavatios de capacidad de generación, podrá llegar en año y medio a 38 megavatios y se llevará en tres o cuatro años a 70 megavatios, que es la capacidad para la cual se construyó.

También se refirió la planta que trabaja Polaris, que hace tres semanas estaba generando 42 megavatios y ahora está en 56 megavatios, pero al fin de año deberá estar en 72 megavatios.

Entre tanto, de acuerdo con el señor Malcom Cosgrove-Davies, gerente del sector energético del Banco Mundial para América Latina y El Caribe, la institución tiene un plan global para el desarrollo geotérmico para lo cual proyecta recaudar 500 millones de dólares, destinados a financiar planes de mitigación de proyectos de exploración.