El sueño de contar con la energía eléctrica se ha hecho realidad para 245 habitantes de la comunidad El Tule, municipio de San Isidro, Matagalpa, gracias a los esfuerzos del Gobierno Sandinista de restituir este derecho en los lugares más alejados del país.

Llegar a El Tule es realmente fatigoso ya que sus habitantes deben recorrer a pie o a caballo 10 kilómetros de montaña desde el kilómetro 118 de la carretera San Isidro-León. Esta lejanía y la falta de voluntad de los gobiernos neoliberales condenaron por tanto al olvido a estas humildes familias.

No obstante, ha sido con el gobierno del comandante Daniel Ortega que han podido ver la luz y por tanto vislumbrar nuevas oportunidades de desarrollo en su comunidad.

Sus habitantes recuerdan que la principal fuente para alumbrarse durante las noches eran básicamente trozos de ocotes (pino), y que fuentes de entretenimientos como la televisión o electrodomésticos de primera necesidad como las refrigeradoras eran un lujo imposible de materializarse en sus hogares.

Sin embargo el proyecto de electrificación desarrollado por la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), trajo la esperanza a El Tule.

Santos Gabriel Avilés Lara es uno de los pobladores y dijo que este proyecto de luz eléctrica jamás lo habían esperado.

“Aquí habían cosas que no se miraban. Ahora aquí se venden pollos, se venden helados, hielos, y por eso nosotros nos sentimos felices el día de hoy, porque nos hemos convencido de lo que este gobierno ha venido haciendo”, afirmó.

Efectivamente la energía ha permitido a algunas familias iniciar pequeños emprendimientos, como es el caso de la señora Alejandra Coronado, quien en su casa puso una pulpería, dentro de la cual lo más representativo es la refrigeradora donde ella tiene pollo, helados y gaseosas, de gran demanda en la comunidad.

“Ahora yo estoy haciendo helados, vendo gaseosas, fresquitos. Antes eso era imposible”, manifestó Coronado.

Rafaela Lara Espinoza fue otra de las pobladoras que aseguró sentirse contenta porque finalmente llegó la luz a El Tule.

“Gracias a Dios ya nos vino la luz y estamos alegres. Nosotros solo con ocote nos alumbrábamos y ahora gracias a Dios estamos bien”, sostuvo.

Para el desarrollo de este proyecto el gobierno construyó una red eléctrica de 2.9 kilómetros, cuya inversión ascendió a 1 millón 220 mil córdobas.

Mario Esquivel, representante de Enatrel, indicó que a lo largo de este año hay toda una planificación para seguir llevando la energía a las comunidades más alejadas. La idea es, indicó, que para el 2016 el 89% de los nicaragüenses cuenten con el servicio.