Al igual que el resto de mujeres nicaragüenses, la mujer de nuestra región del Caribe se caracteriza por ser aguerrida, luchadora y muy decidida para tomar los espacios que en estos Nuevos Tiempos viene promoviendo el Frente Sandinista desde el Gobierno.

En la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) y particularmente en Bilwi, las mujeres están logrando sobresalir en todos los sectores donde tienen presencia; prueba de esto son las compañeras Florence Levis Wilson y Debonic McDavids Álvarez, quienes resultaron electas concejales por parte de la Alianza Unida, Nicaragua Triunfa que encabeza el FSLN, partido que desde sus diferentes estructuras viene dando protagonismo a la mujer.

Este 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, en la RAAN las mujeres tienen mucho que celebrar, pero más que eso, están convencidas que su trabajo es fundamental para el desarrollo de esta región.

En las elecciones regionales del pasado 2 de marzo, la mujer caribeña abarrotó las diferentes Juntas Receptoras de Votos para brindar su respaldo a las candidatas sandinistas. Florence es una doctora en medicina y Debonic una profesora universitaria, ambas resultaron electas como concejales en el nuevo Consejo Regional Autónoma del Atlántico Norte. Ambas aseguran que esta posición les ayudará a seguir promoviendo el rol de la mujer caribeña.

“No tengo nada en contra de los hombres en principio, pero siempre creo que los roles que jugamos las mujeres cuando llegamos a posiciones de liderazgo, donde se nos dan oportunidades, pues, tendemos a ser un poco más organizadas y más eficientes en cumplir con las orientaciones y llevar adelante procesos”, refiere Florence que con su trabajo como doctora ha logrado mejorar los niveles de vida de las mujeres de esta región.

Indicó que los nuevos espacios que están tomando las mujeres en Nicaragua, no solamente sirven para mejorar la autoestima, también es una oportunidad para acompañar a los hombres “en desaprender algunas cosas y reconstruir lo que es la masculinidad”.

Dar a conocer Plan Nacional de Desarrollo Humano

Desde este punto de vista, Florence considera que el Plan Nacional de Desarrollo Humano que promueve el Gobierno Sandinista, es muy puntual en destacar el rol de la mujer en los distintos procesos de cambios y particularmente los cambios que se experimentan en el Caribe.

“Nosotros ya hemos dicho a nuestro gobierno nacional como costeño, qué queremos para nuestras regiones y se ha tomado (en cuenta) muy bien. Ahora el proceso es poder diseminar esto (el Plan Nacional de Desarrollo Humano) dentro de los barrios, las comunidades, porque la gente todavía no lo conoce”, señaló Florence, subrayando que la participación de la mujer en dar a conocer este Plan Nacional de Desarrollo Humano en el Caribe es fundamental, pues dentro de este se encuentran inmersos los diferentes programas sociales que dan protagonismo a las mujeres.

Florence considera que la hora ha llegado en el Caribe para que las mujeres asuman el liderazgo, el protagonismo y la incidencia que verdaderamente tienen dentro de la sociedad y que en Revolución se les hace más fácil, porque existe un Gobierno Sandinista que las reconoce y las promueve.

“Ahora nosotras no vamos a estar solo deseando, sabemos que las cosas van a poder llegar a hacerse. Nosotras no estamos diciendo que vamos a pedir, ni estamos diciendo que nos regalen, sino que estamos diciendo que lo que por derecho nos corresponde y sobre todo la oportunidad de participar en el proceso de desarrollo económico y social se nos va a brindar, con la misma oportunidad que se ha estado haciendo en el resto de Nicaragua”, agregó la dirigente costeña.

Florence y Debonic coinciden que el principal reto es trabajar fuertemente el tema de violencia intrafamiliar contra las mujeres y lo relacionado con las adicciones entre los jóvenes.

Hay mayor presencia de la mujer

Debonic refiere que por primera vez en la historia de Nicaragua y del Caribe, la mujer tiene presencia en todos los sectores tanto públicos, políticos y sociales.

“En las instituciones se ve la presencia de la mujer, se ven muchas más mujeres dirigiendo instituciones estatales, también vemos la participación de la mujer costeña es grandemente en los sectores de pesca, que se supone que son trabajos de hombre, pero la mujer está ahí metida en todo: en el campo, en la pesca, en la educación”, dijo Debonic.

Un aspecto muy valorado por esta docente, es el papel que ha jugado la mujer caribeña en la cultura y raíces históricas de la sociedad.

“Históricamente ha sido una mujer con principios y valores tradicionales y culturales propios, recordemos que la mujer es la principal transmisora de los valores hacia los hijos, a través de la educación, como lo decimos nosotros, de boca en boca, de transmitirle las leyendas, los conocimientos, las culturas, en eso influye grandemente la mujer costeña”, destacó.

Indicó que el principal reto de la mujer caribeña es seguir profesionalizándose para poder mejorar sus condiciones de vida y crear fuentes de empleo a través de sus propios métodos tradicionales y culturales.

“La mujer costeña es una mujer aguerrida, luchadora, muy trabajadora, sufrida también, pero sabe salir adelante. Mi preocupación es ayudar a que la mujer siga ocupando espacios y no cederlos”.