Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes celebró este viernes en la Catedral Metropolitana de Managua, junto a decenas de fieles católicos, el viacrucis del primer viernes de Cuaresma.

La Cuaresma tiene una duración de 40 días, tiempo durante el cual los cristianos católicos fortalecen su fe en Cristo a través de la oración y la penitencia.

Dentro de esta celebración el Viacrucis tiene un lugar especial, ya que simboliza el camino de meditación de la pasión y muerte del señor Jesucristo.

Así lo explicó el Cardenal Brenes quien manifestó a los fieles que en esta recreación del camino de Jesús hacia el calvario están presentes la Virgen María y otros fieles que celebraban el anuncio de la buena nueva. Así como también quienes decidieron su muerte.

En total son 14 estaciones las que recrearon la pasión y muerte de Cristo en un recorrido en los alrededores de la Catedral. En estas el Cardenal pidió al Señor que “todos nosotros podamos vivir en tiempos de Cuaresma con devoción” y así tener una comunión con El.

Para los fieles, como el señor Roberto Mayorga García la Cuaresma definitivamente es uno de los principales momentos para los cristianos.

“Estos tiempos de Cuaresma significan 40 días de sacrificio para pensar en Dios y santificarse, arrepentirse espiritualmente y pensar en Dios que es nuestro redentor”, expresó.

Carmen Espinoza fue otra de las devotas que asistió a este primer viacrucis de Cuaresma y dijo que este es un tiempo para reflexión.

“Estamos iniciando el primer viacrucis, y esto nos llama a una reflexión, a una conversión espiritual para entender a los demás y poder ser entendidos, saber perdonar para que seamos perdonados. A eso es que nos llama el Señor”, afirmó Espinoza.