Ante una multitud en la Plaza de la Revolución, y con la presencia de personalidades de prácticamente los Cinco Continentes, el Mandatario nicaragüense dió nuevamente muestras de su capacidad de Estadista al abordar no sólo temas que atañen a Nicaragua, sino a la comunidad internacional.

Como no hay tiempo para el descanso, es seguro que el Presidente Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo, están enfrascados en los detalles para profundizar el Modelo Cristiano, Socialista y Solidario que tanto favoreció a los nicaragüenses en los pasados cinco años.

En su exposición, el Mandatario nicaragüense reiteró, una vez más, que Nicaragua profundizará el Modelo Socialista, pero con Cristianismo y Solidaridad.

Así, pues, Nicaragua se encamina a profundizar un socialismo con justicia. Un socialismo de combate a muerte a la pobreza. Un socialismo de entrega y restitución de derechos de los nicaragüenses con justicia y dignidad.

UN MENSAJE TOTALMENTE SOLIDARIO

Efectivamente, en los próximos cinco años, el Gobierno Sandinista no debe dormirse en sus laureles, sino continuar en sus compromisos de profundizar un socialismo con estabilidad y totalmente solidario. Un socialismo de compromiso con las diferentes grupos socio-económicos, donde los trabajadores o sea el pueblo, tengan voz y voto. Eso es lo que se desprende, con total claridad, en el mensaje del Presidente Daniel Ortega a los nicaragüenses y la comunidad internacional.

El mensaje de un Modelo Cristiano, Socialista y Solidario expuesto por el Mandatario nicaragüense, es para que los jóvenes sean la vanguardia y el futuro promisorio de la Patria.

Ese mensaje del Presidente Daniel Ortega, es para cumplir con el mandato que le dió el pueblo en las elecciones presidenciales del pasado seis de noviembre, de profundizar los programas sociales que tanto han beneficiado a los nicaragüenses en general.

Como dijo el Cardenal Miguel Obando y Bravo, al bendecir la ceremonia de investidura del Presidente Ortega, el Gobierno Sandinista debe profundizar los programas sociales.

ROSARIO MURILLO, VITAL EN LA INCLUSION DE LA MUJER

Al referirse a la inclusión de la mujer nicaragüense en las decisiones que atañen al país, el Presidente Ortega reconoció e hizo énfasis, que el rescate de la mujer se debe sin lugar a dudas, al árduo y constante trabajo de la Primera Dama, Rosario Murillo.

Ha sido una lucha cuesta arriba emprendida por la Primera Dama durante muchos años, para que a la mujer se le diera su verdadero lugar y peso en nuestra sociedad.

De esa manera vemos que gracias a esa lucha tenaz empredida por la Primera Dama, Rosario Murillo, muchas mujeres sandinistas son miembros de la Asamblea Nacional. Y más extraordinario es que, de los cinco miembros Sandinistas en la Junta Directiva del Parlamento, cuatro son mujeres.

Entonces, aquí estamos hablando de restitución de derechos de la mujer nicaragüense, derechos que deben profundizarse en los próximos años y que estamos seguros la Primera Damas de las República estará pendiente.

LA PAZ DEBE IR ACOMPAÑADA DE JUSTICIA SOCIAL


Una vez más, el presidente Daniel Ortega, reiteró que la paz no sólo es la ausencia de la guerra, sino que la paz también debe ir acompañada de justicia social.

Y así debe ser, pues laa paz es trabajo digno. La paz es vivir con dignidad, que es lo que está desarrollando el Gobierno Sandinista. La paz significa más viviendas para el pueblo, más educación para la juventud, y más equidad entre todos los sectores de la sociedad.

PAZ CON EQUIDAD EN NICARAGUA Y EN TODO EL PLANETA


Pero el Presidente Daniel Ortega también exhortó a todos los gobernantes y pueblos de nuestro Planeta desterrar de sus mentes la palabra guerra y el vocablo intervención.

A las potencias del mundo les ha solicitado que inicien negociaciones para solucionar los conflictos en El Levante y Lejano Oriente y que no impongan su poderío militar.

Nicaragua, que libra una encarnada lucha contra el narcotráfico, le ha pedido a los gobernantes del NORTE, con grandes consumidores de drogas, que terminen con la corrupción de sus funcionarios y que pongan al servicio de esa lucha anti-narcóticos, sus grandes avances tecnológicos.

Para finalizar quisiera manifestar que la exposición ayer del Presidente Daniel Ortega está llena de amor hacia el prójimo, como lo proclamó Jesús El Cristo. Que la guerra en Nicaragua está enterrada para nunca más volver y que las bandera de la paz y el trabajo son dos de las metas principales del Gobierno del Bien Común.

El Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo, no debe ni puede desviarse ni un sólo milímetro de esos compromisos que tiene con el pueblo nicaragüense.