El alma del Comandante Hugo Chávez se introdujo en el alma del pueblo nicaragüense, sembró sus raíces en el corazón de los hombres y mujeres de América Latina y el Caribe, así lo valoró el Embajador de la hermana República Bolivariana de Venezuela, Compañero Javier Arrúe.

Durante una entrevista con el equipo periodístico de El 19 Digital, el embajador venezolano manifestó muy emotivo que a un año del tránsito a la inmortalidad, Chávez prevalece en el alma, corazón y esa espiritualidad del pueblo Latinoamericano y Caribeño.

"Cuando Chávez pasa a ese tránsito a la eternidad, donde todos somos Chávez, no lo tomamos como un slogan, es la expresión de todos los hombres y mujeres, de lo que cada uno siente en su alma y sus venas. Chávez está presente en nuestros corazones, Chávez somos todos y todas", expresó.

Al atacar a Chávez, atacaban al pueblo

Para el embajador venezolano, la oposición nunca entendió que al atacar a Chávez, también se metían y atacaban al pueblo bolivariano, a la esencia del pueblo, lo más genuino y generoso de este proceso de integración.

"Chávez encarnó el sueño de Bolívar doscientos años después. Bolívar fue un hombre extraordinario, con un pueblo extraordinario en un momento histórico donde América Latina clamaba por dirigentes de la talla de Bolívar, Martí, que hicieron de una región de esclavos una región libre y soberana", destacó.

Arrúe explicó que no hubiera sido posible una Revolución Bolivariana sin una Revolución Sandinista, sin los cientos de miles de hombres y mujeres que dieron su vida en Centroamérica y en América del Sur.

"Yo llevaba menos de un mes en Nicaragua, cuando ese cinco de marzo nos dieron la noticia (de la trascendencia de Chávez). Verdaderamente me sorprendía, porque al ver tantas lágrimas, tanto amor, tanta solidaridad, tanto sentimiento por el tránsito del Comandante Chávez, yo pensé que estaba en Venezuela", refirió.

Chávez es la expresión de la esperanza

Sostuvo que el Comandante Eterno logró penetrar en el alma de los pueblos eternamente excluidos e ignorados, de esa base popular, realmente pobre y necesitada, eternamente ignorada.

"El Comandante Chávez es la expresión de la esperanza, de la construcción de la Patria Nueva, de otro mundo posible, de otro mundo para los hijos e hijas de esta Patria Grande, en esta Nación de Naciones, como decía Sandino", manifestó.

El embajador Arrúe indicó que Chávez fue reconocido como el Gigante de América Latina, como el hermano querdio que providencialmente -y como profeta de la esperanza- sostuvo una relación especial con el Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

"Hasta se les veía en ese lenguaje gestual de las manos, de los brazos, de las miradas, de las sonrisas, de los abrazos. Era de una gran ternura, de una gran fraternidad, de una gran proximidad esa amistad", explicó.

Manifestó que el Presidente Chávez era todo un tsunami, un huracán de amistad y amor que integró sus esperanzas, desde que era niño y hablaba de su Sabaneta, cuando vendía dulces, y por eso, descalzo por las calles, lo llamaban El Areñero, porque vendía dulces en forma de arañas.

El Comandante Eterno amado por Nicaragua

Para el analista político y Director de Radio La Primerísima, compañero William Grigsby, cuando un nicaragüense habla del Comandante Hugo Chávez sabe que habla de alguien a quien ama, no en el sentido romántico de la palabra, sino en el sentido práctico, como fue el mismo líder de la revolución bolivariana.

La gente sintió el amor de Chávez en cosas muy concretas. Cuando la gente sabe de Chávez, sabe que nos quiso y demostró que nos quería. Por eso para nosotros fue como haber perdido a un familiar", expuso.

Grigsby sostuvo que cada nicaragüense sabe que fue gracias a iniciativas como el ALBA y Petrocaribe, que promovió el mismo Comandante Chávez, que ahora se gozan de muchas restituciones de derechos: Plan Techo, Programa Usura Cero, Programa Hambre Cero, Calles para el Pueblo, caminos, carreteras y puentes.

"El duelo del Comandante Chávez lo llevamos durante mucho tiempo. Hay muchos que todavía no han superado ese duelo, el duelo de perder a alguien amado, porque Chávez se daba a querer como persona y como dirigente político. Profundizó en el pueblo, porque nos visitó varias veces, en el 2007, luego vino para el 2010 y después para el 2012, para la toma de posesión del Comandante Daniel Ortega, que fue la última vez", rememoró.

William Gribsby: Chávez no ha muerto

El director radial recordó que cuando el Presidente Chávez venía a Nicaragua, le gustaba platicar con la gente, lo que no es normal en un dirigente político común, y en parte es por esto que la obra y ejemplo del Comandante Eterno perviven hasta estos Nuevos Tiempos.

"Chávez no ha muerto, Chávez sigue vivo en Venezuela, en Nicaragua, en el mundo entero. La gente así lo siente, y saben que si Chávez dio la tarea que era continuar la revolución, con Nicolás Maduro como Presidente, la gente lo asumió como tal, y eso va a continuar", indicó.

Grigsby explicó que cuando el Presidente Chávez muere, hay duelo en Palestina, Bielorrusia, Rusia, Nueva York, Nueva Orleans y en toda América Latina y el Caribe. "Todo mundo sentía que había perdido algo suyo. Y ¿cómo es posible que ocurra esto?, solamente con la inspiración de Chávez con su gran amor", concluyó el analista político.