El aparato procedía de la base de San Javier, en Murcia, según ha precisado la Delegación.

Fuentes de la investigación han detallado que los paracaídas de los dos ocupantes estaban desplegados, lo que indica que trataron de saltar del avión antes de que se precipitase.

Tras el accidente, los restos del aparato han quedado diseminados por un área de mil metros cuadrados y ahora la Policía Científica trabaja recogiendo muestras, ha informado Emergencias Comunidad de Madrid 112.

El avión, de pequeño tamaño, ha quedado destrozado y, tras caer al suelo, se ha originado un incendio que los bomberos han apagado en poco tiempo.

Al lugar han acudido seis dotaciones de bomberos de la Comunidad de Madrid.

El C-101 es el avión de entrenamiento que más horas de vuelo ha realizado en la historia de la Academia General del Aire, que permite una formación desde las primeras fases de vuelo hasta la transición a los aviones de combate.

Entró en funcionamiento hace ahora 30 años y desde entonces más de 2.000 alumnos se han formado como pilotos del Ejército del Aire.

Este tipo de avión está construido totalmente en España por CASA y su fiabilidad, facilidad de manejo, bajo coste de operaciones y completa instrumentación le convierten en un aparato muy adecuado para el vuelo de enseñanza y el vuelo acrobático, según el Ejército del Aire.

Actualmente presta servicio en la Academia General del Aire de San Javier, en Murcia, y el Grupo de Escuelas de Matacán (Salamanca).