Entre un mar de gente, que portaban en sus manos banderines, pancartas y carteles saludando su investidura como Cardenal de la Iglesia Católica y dándole la bienvenida a Nicaragua, el Arzobispo de Managua, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, fue recibido en la Catedral de Managua pasadas las 11:00 de la noche de este lunes 4 de marzo, donde luego de su llegada al Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, se efectuó una oración de acción de gracias por su nombramiento.

Agitando sus banderines amarillos con blanco, propios de la Iglesia Católica, y entre fuertes aplausos y cantos, Brenes hizo su entrada al templo desde donde salió a mediados de febrero con destino a Roma para recibir la investidura de Cardenal de parte de Su Santidad el Papa Francisco.

En sus palabras dirigidas a la feligresía, el Cardenal Brenes agradeció a Dios y a sus fieles hijos católicos por el cariño que le han demostrado a su regreso de Roma, al acudir a recibirlo a la terminal aérea y acompañarlo en su peregrinar por la capital hasta llegar a la Catedral Inmaculada Concepción de María, donde a los pies de Jesús concluye el momento de cariño y de amistad demostrado por todos.

“Gracias a todos, gracias nuevamente y les pido que oren por el Santo Padre, es lo que él me decía: diles que oren por mí, que oren por ti para que juntos, junto a todo el colegio cardenalicio, junto a todo el episcopado, junto al presbiterio podamos ser verdaderos discípulos y misioneros de Jesucristo”, manifestó el Cardenal Brenes.

Brenes calificó su experiencia en el Vaticano como un momento especial para orar y compartir con el sucesor de Pedro, el Papa Francisco, tiempo que también sintió la fortaleza del pueblo católico nicaragüense, su cariño, amor y oración.

“Una vez más, ante la grandeza de la Basílica Vaticana, ante la grandeza de la historia de la Iglesia he sentido mi pequeñez, pero también he sentido el amor maravilloso de Dios para con mi persona, que se fijó en mi familia, se fijo en este humilde servidor para llamarlo al sacerdocio ministerial e irme formando por Su Gracia”, dijo Brenes

Su Eminencia agradeció el nuevo mandato del Señor de llamarlo a servir, de ayudarle en el servicio y ser uno de sus colaboradores corresponsables en la marcha de la evangelización de la iglesia, siempre en austeridad, en servicio, en la humildad y en pobreza.

Nombramiento corresponde a sencillez y humildad de Brenes

Monseñor Carlos Avilés Blandón, Vicario Episcopal de la Arquidiócesis de Managua, manifestó el agradecimiento del pueblo nicaragüense al Papa Francisco por haber honrado a la patria con el nombramiento del Cardenal Brenes, mismo que es un reconocimiento a los dotes de humildad, sencillez, cercanía, capacidad de trabajo pastoral y amor al pueblo de Dios a lo largo de vocación cristiana y sacerdotal.

“Esta sencilla bienvenida ha querido transmitir en primer lugar un sentimiento profundo en el pueblo fiel y católico de saludar cariñosamente a su persona, pueblo que se ha desbordado a lo largo del trayecto de este recorrido”, dijo Monseñor Avilés.

Fieles celebran su regreso

La feligresía católica expresó su contento y regocijo por el nombramiento del Cardenal Brenes y por su regreso a Nicaragua, lo que consideran es una bendición para Nicaragua.

“Es una alegría inmensa poder decirle a Monseñor Brenes, nuestro Cardenal, que él es un ungido de Dios, siempre ha sido ungido del Espíritu Santo y es una bendición para Nicaragua, que sabemos que con las oraciones de él y con ese nombramiento que el Santo Padre Francisco le ha dado, viene para Nicaragua una bendición inmensa”, comentó Auxiliadora Manzalo.

Sor Mireya Méndez afirmó que es una bendición para los nicaragüenses y el pueblo católico el nombramiento del Cardenal Brenes, lo que es un servicio a Dios, a los feligreses para evangelizar y expandir el Reino de Dios.

“Esperamos que el Cardenal Brenes siga siendo el buen pastor que hasta el momento ha sido y que continúe lleno de humildad y de bondad con ese acercamiento al pueblo, porque eso es lo que necesitamos tener a un pastor que sea muy cercano para evangelizarnos”, declaró Scarleth Rugama.